En México, 13 entidades federativas tenían un salario policial menor a 9,933 pesos, el promedio nacional, al corte del 31 de julio del 2017. Mientras que un policía de escala básica en Nuevo León percibía 15,607 pesos mensuales, en Chiapas un agente del mismo rango ganaba 5,391 pesos.

El Diagnóstico Nacional sobre las Policías Preventivas y Entidades Federativas, del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, con corte al 31 de enero del 2018, revela que de las 32 entidades únicamente 19 mantenían un salario igual o mayor al promedio.

Los estados con los salarios más elevados eran Nuevo León con 15,607 pesos; Zacatecas, 14,739, y Guanajuato, 14,617 pesos. En contraste con Hidalgo, con 6,617 pesos; Tabasco, 5,937; y Chiapas con 5,391 pesos, que mantenían la paga más baja a policías de escala básica.

Coahuila, Guanajuato, Guerrero, Michoacán, Nuevo León, Quintana Roo, Sonora, Veracruz y Yucatán eran las únicas entidades que otorgaban las prestaciones básicas a 100% de los agentes para el fortalecimiento del desarrollo policial, establecidas por el Consejo Nacional de Seguridad Pública: seguro de vida, servicio médico, créditos de vivienda, apoyo para policías caídos en cumplimiento del deber, fondo de ahorro y becas escolares para hijos, siendo esta última la que menos perciben los uniformados.

El investigador de la organización Causa en Común, Emilio Menéndez, dijo que, pese al financiamiento que se destina a la función policial, se percibe que más de 85% de los uniformados en el país gana menos de 15,000 pesos mensuales.

De acuerdo con la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, las Comisiones del Servicio Profesional de Carrera son instancias que deben resolver de manera imparcial cualquier controversia que se suscite con el desarrollo policial y cuenta con cinco instrumentos normativos: reglamento, catálogo de puestos, manual de organización, manual de procedimientos y herramientas de seguimiento y control.

Por ello, el investigador expuso que la diferencia de sueldos en cada estado depende del costo de vida en la entidad y no se relaciona con los índices delictivos, pero dentro de cada demarcación se deben homologar los sueldos para evitar la desigualdad en el desarrollo laboral, lo que significa contar con un catálogo de puestos que defina el sueldo dependiendo de una escala jerárquica.

“De igual manera la ley establece como obligación generar un régimen complementario de seguridad social. Actualmente, Michoacán y Morelos cumplen con tener un reglamento específico para la seguridad, que tiene como base otorgar prestaciones complementarias”, destacó.

Si bien las autoridades deben proveer a los policías del equipo necesario para su labor, la encuesta ¿Qué piensa la policía? 2017, elaborada por Causa en Común a 4,898 policías de las 32 entidades federativas, refleja que los agentes han realizado pagos de su bolsillo: 38% ha pagado su uniforme, 20% ha destinado recursos propios a la compra de cartuchos y 32% ha invertido en papelería para informes.

Del mismo modo, 68% de los elementos pide un incremento de sueldo.