Al menos 18 municipios guerrerenses son considerados de alto riesgo por influencia de grupos delictivos, confrontación entre este tipo de células criminales o presencia de policía comunitaria y agrupaciones de civiles armados, de acuerdo con información proporcionada por Roberto Álvarez Heredia, vocero del Grupo de Coordinación Guerrero (GCG).

En entrevista, el portavoz del GCG informó que, ante los incidentes de violencia en contra de actores políticos y candidatos a cargos de elección popular en esta entidad se han instrumentado estrategias de diálogo entre autoridades y representantes de los partidos políticos para orquestar medidas preventivas.

Como parte de estos trabajos, relató Álvarez Heredia, se les ha presentado un Mapa de Riesgo a los organismos políticos que señala, de manera general, las zonas donde existe mayor riesgo y donde los partidos políticos deben tener cuidado.

De acuerdo con los municipios enlistados por Álvarez Heredia; 18 están catalogados con un riesgo alto; 17 medio y 46 en bajo. Aclaró que estos mecanismos de prevención de riesgos “no buscan cohibir la acción de los partidos políticos en estos procesos electorales”, sino ponerse de acuerdo para desarrollar estrategias que protejan a los aspirantes.

Explicó que un municipio puede ser catalogado de alto riesgo debido a la influencia de agrupaciones delincuenciales, disputa del territorio entre agrupaciones y/o presencia de grupos civiles armados que tienen funciones de policía comunitaria que no está reconocida por la ley.

Al hacer un cruce de las 18 entidades federativas catalogadas con alto riesgo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), se aprecia que cerca de 1 millón 528,826 personas habitan en estos territorios. La población total de Guerrero reportada por este Instituto es de 3 millones 533,251 habitantes.

Entre los municipios de alto riesgo destacan Acapulco, donde, de acuerdo con cifras del Inegi, viven 810,669 personas y Chilpancingo, donde habitan 273,106 mexicanos. También está General Heliodoro Castillo con 37,340 habitantes; San Miguel Totoloapan con 27,853; Zitlala con 22,721 y Copanatoyac con 20,192.

El vocero del GCG dijo que “no vamos a ocultar que existe una preocupación fundada por los hechos de violencia que se han cometido en contra de personas que han expresado su aspiración a ocupar un puesto de elección popular, o bien, directamente a candidatos”, como fue el caso de Abel Montúfar Mendoza, candidato a diputado local de la coalición Transformando Guerrero por el XVII Distrito y alcalde con licencia de Coyuca de Catalán, quien fue encontrado muerto dentro de su camioneta en la entrada del municipio, en la Tierra Caliente de Guerrero.

Sin embargo, agregó Álvarez Heredia, los partidos políticos están desarrollando sus campañas de manera normal en todo el territorio guerrerense. “No hay alguna zona en donde se deba excluir la actividad política. El  proselitismo político de los partidos está desarrollándose de manera normal en estos momentos, sin ocultar  la preocupación que exista de que se presenten situaciones de violencia”.

Por ello, prosiguió el vocero, se han implementado estas acciones encaminadas a disminuir el nivel de riesgo que tengan los candidatos y la población. Lo anterior para que “lleguemos al proceso electoral del 1 de julio en las mejores condiciones de seguridad para que la población pueda acudir a las urnas a depositar su voto por el partido de su preferencia”.

Álvarez Heredia detalló que el pasado 14 de noviembre se iniciaron las consultas con partidos políticos y las organizaciones sociales para poder firmar un pacto de seguridad. Posteriormente, se hizo la presentación del semáforo de riesgo ante las instituciones políticas.

Inseguridad no ha impedido organización electoral

En foro aparte, el consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, aseguró que hasta el momento no existe riesgo de no instalarse casillas por problemas de inseguridad.

En entrevista con medios en el marco del Seminario Internacional de Distritación Electoral, realizado en el Colegio de México, declaró que “el Instituto Nacional Electoral, hasta ahora, no ha tenido por motivos de seguridad un impedimento para realizar, a lo largo y ancho de todo el país, su tarea de organización de las elecciones”.

Lorenzo Córdova pormenorizó que en fechas recientes se llevó a cabo el primer gran trabajo de campo a cargo del INE, en el que 45,000 capacitadores y supervisores electorales recorrieron todas las secciones del país.

“En ningún caso, en ninguna de las 68,000 secciones en las que se divide el territorio nacional, tuvimos problemas para que nuestros capacitadores pudieran entrar, pudieran visitar a las y los ciudadanos que habían sido sorteados para ser funcionarios de casilla y realizar su trabajo de campo”, sostuvo.

El consejero presidente del INE dijo también que un contexto de paz pública y de seguridad es indispensable para que la elección se despliegue de la mejor manera posible. Señaló que la autoridad electoral coincide con el llamado de la Secretaría de Gobernación a candidatos presidenciales a evitar violencia en campañas.