Entre noviembre del 2006 y hasta mediados del 2017 se registraron en México al menos 1,606 fosas clandestinas, con 2,489 cuerpos, de acuerdo con información de procuradurías y fiscalías de las entidades, reveló el informe Violencia y Terror: Hallazgos sobre Fosas Clandestinas 2006-2017.

La investigación realizada por la Universidad Iberoamericana, Artículo 19 y la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de Derechos Humanos precisó que, además de los cuerpos, en el mismo número de fosas se encontraron 169 osamentas y 584 fragmentos óseos.

De dichos cuerpos, fragmentos óseos y osamentas, sólo se han identificado 434 personas, se puntualizó en el documento.

El informe indica que las fosas clandestinas se encontraron distribuidas en 24 estados del país. Destacan Tamaulipas (301 fosas clandestinas encontradas en el periodo mencionado), Guerrero (195), Veracruz (176), Sinaloa (163) y Zacatecas (152).

De acuerdo con el informe presentado este jueves en las instalaciones de la Universidad Iberoamericana, los datos sobre fosas en los mismos años podrían aumentar, ya que además de solicitarse información vía transparencia a las procuradurías y fiscalías también se realizó un seguimiento a los reportes de fosas clandestinas que se dan en los medios de comunicación.

En este sentido, el informe destaca que las fosas clandestinas detectadas por las autoridades son diferentes a las que se reportan en medios.

En este contexto, el documento concluyó que el fenómeno de las fosas clandestinas en México es extendido.

En la presentación, el representante de la oficina de la Alta Comisión de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Jan Jarab, sostuvo que se sigue sin saber la magnitud del problema de la fosas clandestinas en México. No obstante, reconoció que a diferencia de la anterior administración federal, en la actual se ha reconocido la problemática.

Jarab refirió que si bien no hay información a profundidad, las personas que se encuentran en las fosas son recurrentemente jóvenes. Además precisó que el que se siga dando el fenómeno de las fosas clandestinas en el país manda un mensaje de impunidad a la sociedad.

El representante de Naciones Unidas en México recomendó en este sentido seis acciones que se deben llevar a cabo para atender el problema de las fosas clandestinas: reducir los niveles de violencia; profundizar las políticas de transparencia; implementar un registro nacional de fosas clandestinas; crear un programa nacional de exhumaciones; fortalecer las áreas forenses, y atender el déficit de profesionales en el área.

Por su parte, Karla Quintana, titular de la Comisión Nacional de Búsqueda, comentó que la próxima semana colectivos de víctimas de desaparecidos se reunirán con el presidente Andrés Manuel López Obrador, y que en ese marco se informará sobre el número de fosas clandestinas encontradas desde diciembre del año pasado hasta la fecha, y se dará información sobre el número de profesionales forenses que necesita México.

[email protected]