El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que la lucha contra el robo de combustible no ha terminado ya que, aunque el ilícito se redujo 95%, al pasar de 80,000 barriles diarios hurtados a 4,000, no se ha podido erradicar completamente.

“Entramos y tomamos la decisión de combatir ese robo que estaba como tolerado, para decir lo menos, permitido, y a partir de que se decidió combatir el huachicol se redujo a un promedio de c barriles diarios; de 80,000 a 4,000 y por ahí está, no hemos podido terminarlo”, dijo.

Desde Palacio Nacional, el mandatario también reconoció que cuenta con información sobre el posible tráfico de combustible a través de la frontera norte, sin embargo, no cuenta con elementos concretos para realizar las denuncias.

“Se hacen las cuentas de cuánto se consume de combustible y aparece más del que se consume y del que distribuye Petróleos Mexicanos. Entonces, se mantiene la hipótesis de que es contrabando en combustible, pero no hay elementos; si hubiese elementos, ya se habría denunciado”, dijo en conferencia ayer 25 de febrero.