Un día después de reunirse en privado con los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, la presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Rosario Piedra Ibarra, ordenó la desaparición de la Oficina Especial para el Caso Iguala e instruyó a la Primera Visitaduría General a encabezar los trabajos de acompañamiento y seguimiento sobre este expediente.

Rosario Piedra Ibarra también instruyó a “valorar el alcance de las investigaciones y, principalmente, encontrar la forma de avanzar hacia una conclusión”, indicó en un comunicado.

Recordó que dicha oficina especial fue creada el 18 de diciembre del 2014 como parte de las investigaciones que se siguieron en torno a los hechos ocurridos la noche del 26 de septiembre del 2014 cuando 43 estudiantes normalistas desaparecieron “tras un enfrentamiento contra policías municipales y miembros de la delincuencia organizada”.

La CNDH argumentó que desde el inicio de su gestión, Piedra Ibarra había anunciado que la Recomendación 15VG/2018 —que realizó la administración de Luis Raúl González Pérez— sería analizada junto con los familiares de los 43 normalistas desaparecidos, con la finalidad de valorar el alcance de la misma.

Desde que se dio a conocer la recomendación de la CNDH por el Caso Iguala en el 2018, padres y representantes de los 43 normalistas de Ayotzinapa mostraron su inconformidad con el documento al señalar que llegó cuatro años después de los hechos y su contenido respaldaba la verdad histórica de la Procuraduría General de la República en relación con que los estudiantes fueron incinerados en el basurero de Cocula, aun cuando esa hipótesis fue rechazada en los informes del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes.

[email protected]