Julio Ángel Sabines Chesterking, magistrado de la Tercera Sección de la Sala Superior del Tribunal Federal de Justicia Administrativa (TFJA), indicó que al no funcionar desde su creación, con la reforma del 2015 que dio origen al Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), el mensaje político que se envió fue de avalar la impunidad.

Existen malas prácticas en el sentido en el que hay muchas lagunas en las legislaciones en donde hay espacios de oportunidad para la impunidad. El compromiso que tenemos nosotros es de combatirla a toda costa”.

Entrevistado por El Economista, el magistrado reconoció que existe un rezago en el desahogo de casos relacionados con faltas graves de servidores públicos derivado de los seis años que tardó en entrar en funciones la sala especializada.

En ese contexto afirmó que “todo el poder político debe estar sujeto a contrapesos y rendición de cuenta”.

¿Qué tanto afectó este tiempo sin sesionar?

Bueno hay una carga y rezago, pero no es muy amplio porque desde que se instaló el sistema (anticorrupción) se habilitó la sala auxiliar para los entonces justiciables: dígase ciudadanos, funcionarios o servidores públicos presuntos responsables, nunca estuvieron en un estado de indefensión porque no hubiera un espacio, pero sin lugar a dudas faltaba que se viera la entrada en vigor de la Tercera Sección para que el mecanismo en su conjunto, del SNA, funcionara.

Ahora también ya están los consejeros de participación ciudadana nombrados, entonces ya todos los engranes están trabajando.

¿Cuál es el panorama de la lucha contra la corrupción en el país?

La ciudadanía tiene en general que prestar mucha atención en sus órganos investigadores. Saber qué sucede en las auditorías, en los órganos internos de control y aunque ya está el mecanismo, en esencia nosotros no somos una autoridad investigadora, la ley nos hace autoridades resolutoras: ¿a dónde voy con ello? Creo que todo el poder político debe estar sujeto a contrapesos y rendición de cuenta y son (éstos) un mecanismo muy importante, así como la transparencia.

¿Cómo hacer visible la lucha contra la corrupción y qué malas prácticas persisten?

Primero creo que es de trascendencia superior que la gente sepa que existen estas instancias (como la Tercera Sección del TFJA), que ya estamos trabajando.

La ausencia de éstos órganos, y recurriendo a la pregunta con respecto a qué perjuicio tuvo el hecho de que no entrara en vigor de lleno, puedo decir que el mensaje político no era el adecuado, sobre todo a la sociedad y servidores públicos que son tentados en participar en actos de corrupción, porque piensan que los mecanismos institucionales de control están, a veces, a su disposición.

Yo he referido sobre algunas malas prácticas en el sentido en que existen órganos jurisdiccionales o personas encargadas de esta materia que se fijan mucho en los procesos y no en el fondo de los asuntos (...) También existen malas prácticas en el sentido en el que hay muchas lagunas en las legislaciones en donde hay espacios de oportunidad para la impunidad. El compromiso que tenemos nosotros es de combatirla a toda costa.

Pandemia abrió espacios a la corrupción: INAI

La pandemia de Covid-19 ha favorecido el surgimiento de nuevos espacios de acción para que la corrupción se reproduzca en el país, ello ante el relajamiento de los mecanismos de control, la supervisión y la rendición de cuentas por parte de los órganos de gobierno, subrayó Adrián Alcalá Méndez, comisionado del INAI.

Al participar en la mesa de análisis: “Avances en las metas de buena gobernanza del ODS 16 durante y después de la pandemia: acceso a la Información y esfuerzos contra la corrupción”, con motivo de la Semana Conmemorativa del Día Internacional contra la Corrupción 2021, el comisionado del INAI también destacó que pese a que México cuenta con un sistema bastante desarrollado de órganos de control, actualmente se mantienen una brecha con relación a la obligaciones de transparencia de los sujetos obligados.

Por lo que, dijo, es de suma importancia contar con información completa y veraz sobre las labores y estrategias de las instituciones públicas a nivel general, además de que resulta indispensable la implementación de una estrategia común y más en tiempo de pandemia. (Maritza Pérez)

ivan.rodriguez@eleconomista.mx