El presidente Andrés Manuel López Obrador envió nuevamente la iniciativa para reformar los Artículos 108 y 111 constitucionales para modificar el fuero del Ejecutivo federal.

La misma propuesta fue planteada en diciembre del 2018. Sin embargo, se vio suspendida ante la falta de consenso en el Congreso de la Unión.

La iniciativa pretende que el presidente pueda ser juzgado, además de por traición a la patria, por actos de corrupción, delitos electorales y delitos graves.

La propuesta, enlistada en la Gaceta Parlamentaria, señala que para proceder en contra del presidente, éste deberá ser acusado ante la Cámara Alta, órgano que resolverá con base en la legislación penal aplicable.

En la exposición de motivos, el presidente López Obrador sostuvo que el fuero constitucional servía de protección a los funcionarios de alto rango para realizar abusos y quedar impunes, lo que generó un rechazo generalizado en la ciudadanía.

“Reafirmo mi idea de que la deshonestidad de los gobernantes y de las élites del poder es lo que ha causado un mayor deterioro a la vida pública de México tanto, por el mal ejemplo, como por la apropiación ilícita de los bienes del Estado”, puntualizó el mandatario.

En el 2019, después de que en el Senado se agregó que los legisladores pudieran ser procesados por los mismos delitos que el Ejecutivo, los diputados votaron en contra de dicha modificación, por lo que decidieron dejar la iniciativa original, misma que fue rechazada de vuelta en el Senado.

[email protected]