El movimiento en contra de la violencia, encabezado por el poeta Javier Sicilia, condicionó el diálogo ofrecido esta semana por el presidente Felipe Calderón en torno de su estrategia de combate al crimen organizado.

El poeta dijo el jueves que el diálogo podría darse si se incluye una comisión que represente a todas las víctimas de la violencia atribuida al crimen organizado y se hace de manera pública en el Palacio Nacional, un recinto que hasta hace algunas décadas albergó las oficinas de los presidentes.

Sicilia encabezó una movilización de cuatro días la semana pasada para exigir el fin de la violencia en el país, luego de que su hijo de 24 años fuera asesinado junto con otras seis personas el 28 de marzo, presuntamente por el crimen organizado, en las inmediaciones de Cuernavaca, Morelos.

El también periodista se ha manifestado por un cambio en la estrategia gubernamental contra el crimen y en su última acción se lanzó a encabezar la llamada marcha por la paz, la cual partió de Cuernavaca y culminó el domingo en el Zócalo de la ciudad de México.

En su discurso en el Zócalo, Javier Sicilia pidió la renuncia del secretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna.

El poeta adelantó que se planea realizar el 10 de junio una caravana hacia Ciudad Juárez para exigir un alto a la violencia.