El color de la piel morena, pertenecer a una comunidad indígena o ser mujer son factores que influyen en la discriminación de avanzar dentro del sistema educativo, progresar en el ámbito laboral o ser parte de la más alta distribución de la riqueza, según Oxfam México.

De acuerdo con el informe Por Mi Raza Hablará la Desigualdad: El impacto de las características étnico-raciales en la desigualdad de oportunidades en México, realizado en colaboración con investigadores del Colegio de México, refiere que solo 7 de cada 100 hablantes de lenguas indígenas llegan a ser jefes o jefas.

Asimismo el informe apunta que las personas indígenas y las que tiene un color de piel oscuro enfrentan una acumulación de discriminaciones que tienen efecto sobre su vida y futuro.

Mientras el 10.4% de las personas indígenas y el 13.4% de las personas negras o mulatas alcanzaron ocupaciones como empleadoras o en la clase de servicios, el 25.7% de las personas mestizas y blancas lograron llegar a esas posiciones.

En contraste, el 18.8% de las personas mestizas o blancas tuvo como destino las ocupaciones manuales de menor calificación, porcentaje que incrementa a 40.5% entre las personas indígenas y a 31.7% entre las personas negras y mulatas.

Por otra parte las personas negras o mulatas únicamente llegaron a la educación superior en 12.4% y las indígenas en 8.5% mientras que el 25% de personas mestizas o blancas lograron estudios superiores.

“México debe implementar políticas públicas para detener las prácticas de discriminación actuales y resarcir las desventajas históricas que han enfrentado millones de personas que hablan una lengua indígena, se identifican como parte de una comunidad indígena, negra o mulata; y tienen un tono de piel oscuro”, exhortó Ricardo Fuentes Nieva, director ejecutivo de Oxfam México.