Con el tiempo encima, la Junta de Coordinación Política (JCP) de la Cámara de Diputados aprobará hoy la convocatoria pública para la designación del Consejero Presidente y de los 10 consejeros del nuevo Instituto Nacional Electoral (INE), ente que se encargará de la organización de los comicios a nivel federal y estatal, cuya prueba de fuego serán las elecciones del 2015.

La referida convocatoria será sometida a la ratificación del pleno cameral en la sesión ordinaria de mañana.

Manlio Fabio Beltrones Rivera, Luis Alberto Villarreal García y Silvano Aureoles Conejo, coordinadores de los grupos parlamentarios del PRI, PAN y PRD en la Cámara Baja, respectivamente, asumieron la víspera, en sendos comunicados de prensa, el compromiso de evitar que los nombramientos pendientes sean producto del reparto de cuotas entre los partidos políticos.

La intención es que el órgano encargado de los procesos electorales en el país no tenga tintes partidistas o políticos, sino más bien un alto compromiso con la sociedad , explicó el perredista, actual presidente de la JCP.

Informó también que ya solicitó a la Comisión Nacional de Derechos Humanos y al Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI) enviar a la JCP los nombres de sus dos representantes que, junto con los tres de la Cámara Baja, integrarán el Comité Técnico de Evaluación (CTE), en cuyos siete miembros recaerá la selección de los 55 candidatos finalistas para ocupar las 11 vacantes del INE.

Una buena conformación del CTE, estimó Aureoles Conejo, permitirá que haya mayor equidad y transparencia y menos sospecha de que hay una evidente carga partidaria o de cuotas .

Desde su óptica, el comité evaluador deberá integrarse por perfiles ciudadanos, notables, con reconocido prestigio, experiencia y capacidad en la materia para llevar a cabo un proceso pulcro de selección de los integrantes del INE .

Para Beltrones, convendría que los tres representantes de la JCP en el comité evaluador no sean legisladores, sino académicos o representantes de instituciones educativas para garantizar la imparcialidad del proceso de selección y despejar cualquier tinte partidista en la integración y en las decisiones del INE .

Hizo notar el priísta que existe amplio consenso en aprovechar la experiencia de los actuales consejeros del IFE que estén interesados en participar en el concurso de selección, puesto que ello facilitaría la transición institucional del IFE al INE y el desahogo de la abultada agenda de trabajo de la nueva autoridad electoral.

rolando.ramos@eleconomista.mx