El Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP) pidió a diputados federales cuidar el paquete fiscal para el 2022, ya que la miscelánea fiscal pone en riesgo la independencia de los contadores públicos y les deja incorrectamente a su cargo el control fiscal de las empresas.

Durante el Parlamento Abierto de Análisis al Paquete Económico 2022, Diamantina Perales Flores, presidenta del Instituto expuso que “requerir que el contador público que audita estados financieros para efectos fiscales informe a la autoridad sobre delitos fiscales que puedan cometer los contribuyentes, eso va en contra 100% de la normatividad que nos rige como auditores”.

“Estamos preocupados como contaduría pública porque antes de las reformas del 2014 se presentaban aproximadamente 80,00 dictámenes anuales, y se recaudaban también aproximadamente 19,000 millones de pesos a través de este conducto del dictamen fiscal. Después del 2014, presentamos aproximadamente 16,000 porque el dictamen se volvió voluntario. Con esta propuesta, lo que se busca es una vez que más que el dictamen sea obligatorio en un rango de ingresos diferente al que teníamos con anterioridad. Sin embargo, esta obligatoriedad del dictamen nos compromete”, dijo.

“Los contadores, o somos asesores o somos auditores. Porque debemos ser independientes. Si asesoramos a una empresa no la podemos auditar ni dictaminar. Esa es parte de la normatividad que nos ha regido por muchos años, y esa independencia es la que tiene validez en los términos de auditoría financiera que después la volvemos a través de los requisitos que nos pone el SAT, un dictamen fiscal”, expresó.

Por ello, pidió a los diputados federales que analizarán el paquete fiscal para el 2022, “que no haya (para los contadores) ninguna subjetividad, que seamos realmente independiente, objetivos, para poder revisar, analizar y opinar sobre las cifras de las empresas, los contrayentes y el tema fiscal”.

Por su parte, David Nieto, también integrante del IMCP, planteó cinco puntos que contiene la miscelánea fiscal, y preocupan a los contadores. Primero, dijo, la responsabilidad penal al auditor por manejar delitos fiscales. Dijo que la evaluación a los auditores debe estar bajo las normas internacionales de auditoría. También que los auditores no están especializados para realizar la revisión en aduanas como lo plantea las reformas al Código Fiscal de la Federación, y finalmente que el plazo del 15 de mayo para presentar los dictámenes, es muy corto para el actual que es el 15 de julio.

En la audiencia también participaron otros especialistas. Luis Pérez de Acha, especialista en temas fiscales, comentó que “hay algunos aspectos que se tienen que afinar, para efecto de que amarre bien, de que quede bien cuadrado con la legislación vigente y no se provoquen fugas tributarias en lugar de fortalecer el cumplimiento de las obligaciones fiscales por parte de millones de contribuyentes, personas físicas y personas morales”.

Por su parte, Arturo Pérez Robles, representante de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), dijo: “lo que nos preocupa a Canacintra, es que se establece en esta serie de reformas que en una auditoría el SAT puede liquidar un crédito fiscal argumentando la autoridad revisora que carece de razón de negocios, cuando específicamente esta facultad ya se incluye en el artículo 5A del Código Fiscal de la Federación”.

En tanto, Alfonso Mojica Navarro, director de la Cámara Nacional de la Industria Tequilera, consideró que “es necesario realizar una actualización al régimen fiscal actual aplicable a bebidas alcohólicas en México”.

Cabe destacar que en este Parlamento Abierto también se expresó la preocupación por reformas al Código Fiscal de la Federación sobre la información que se debe proporcionar a las autoridades fiscales, así como por la operación del nuevo régimen de confianza para disminuir la informalidad en el país.

rrg