La organización Artículo 19 reportó que durante la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, al menos 17 periodistas han sido asesinados.

De acuerdo con el informe anual 2020 de la ONG titulado “Distorsión: el discurso contra la realidad”, en lo que va de la actual administración los asesinatos de periodistas se han presentado en 12 estados del país que son: Veracruz (3 homicidios de comunicadores), Guerrero (2), Morelos (2) y Sonora (2).

Además de Nayarit (1), Baja California (1), Oaxaca (1), Quintana Roo (1), Tabasco (1), Estado de México (1), Zacatecas (1) y Guanajuato (1).

Asimismo, el informe documentó que tan sólo en 2020 se registraron 692 ataques contra la prensa, un 13.6% más que en 2019 (609), lo que revela que el ambiente de violencia contra el gremio se mantiene en ascenso.

El reporte sostiene que muchas de las agresiones vienen desde el mismo aparato estatal y se multiplican por la estigmatización de la prensa que se propaga desde el poder tanto en el ámbito federal como local.

“El mensaje que se manda es que los medios pueden publicar sobre la actuación de los políticos en el país, siempre y cuando se resignen a correr los riesgos que supone ejercer el derecho a informar en México, lo que puede implicar represalias como intimidaciones, amenazas o, simplemente, que las autoridades dejen de responder sus preguntas”, indicó la ONG en su reporte, al tiempo que añadió que “esta actitud no es exclusiva del poder federal o de algún partido político, sino que se repite en todas las entidades y ámbitos del país”, se precisó en el documento.

“Anclajes autoritarios”

Al presentar el informe anual de la organización, Leopoldo Maldonado, director regional de Artículo 19 para México y Centroamérica, afirmó que “el 2020 fue el año de la distorsión en el actual contexto con un gobierno que recibió de las urnas una legitimidad sin precedentes”. 

Indicó que la pandemia por Covid-19 reveló por parte del gobierno federal un “manejo de los viejos anclajes autoritarios que en materia de libertad de expresión son muchos y muy variados”.

“Hoy las acciones oficiales muestran peligrosas tendencias contra la libertad de expresión. La primera de ellas es la concentración y clausura de la información.

“Durante 2020, Andrés Manuel López Obrador siguió centralizando en su figura la comunicación de la administración que encabeza. Desde la tribuna de la conferencia mañanera, el presidente pontifica, juzga, moraliza, estigmatiza, informa y desinforma”, dijo.

Maldonado indicó que los “otros datos” con que el presidente rechaza las críticas y cuestionamientos a su gobierno, son difíciles de encontrar en las dependencias.

“Cuando el presidente emite una declaración que tiende a desdeñar problemas como la violencia contra las mujeres, o que busca estigmatizar a víctimas de la violencia criminal y de Estado, solicitar evidencia documental que sostenga sus afirmaciones tiene como consecuencia entrar a un laberinto burocrático para obtener esos otros datos, o de plano encontrar que no existen, o que nadie puede encontrarlo”, sostuvo.

Artículo 19 lamentó, a su vez, la pretensión del gobierno de desaparecer el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) que constituye un contrapeso frente a la opacidad que caracteriza el actual gobierno.

Finalmente, Leopoldo Maldonado dio a conocer una agenda de 36 acciones en materia de libertad de expresión e información, entre las cuales destacan regular el uso de la publicidad oficial con base en estándares internacionales, además de recomendar al gobierno abstenerse de utilizar las redes sociales para estigmatizar a periodistas, activistas y cualquier persona de la sociedad civil que ejerza su derecho a la libre manifestación, reunión o asociación, tanto en el espacio digital como en el físico.

politica@eleconomista.mx