El padre de los niños que fueron encontrados muertos en un parque de Gustavo A. Madero, Javier Covarrubias González, declaró que mató a sus hijos debido a sus problemas económicos, pero quería continuar con su esposa.

En entrevista con la periodista Carmen Aristegui en MVS Radio, el titular de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, informó que de acuerdo con las declaraciones de ese sujeto se encontraba en una situación económica desesperada y ya no podía mantenerlos.

Agregó que el padre, cuyas mentiras desataron una serie de desmanes en el centro de la ciudad el martes pasado, dijo que se llevaba muy bien con su esposa Irma Merino y quería seguir con ella.

Mancera Espinosa recordó que la mujer señaló que el 18 de mayo pasado, cuando presuntamente se cometió el homicidio, su esposo llegó muy sucio de tierra.

De acuerdo con las declaraciones del propio Javier Covarrubias, de 20 años, mató a sus hijos en el Parque Nacional del Tepeyac, asfixiándolos para luego meter en una bolsa al niño Darien Isaí y a su hermana, Isis Liliana, en una maleta, y los escondió en el parque.

El abogado de la ciudad expuso que fue este sujeto quien proporcionó un croquis de la ubicación donde abandonó los cuerpos, debido a lo cual se pudo encontrar la víspera el cadáver de la niña.

Agregó que se esperan los resultados de las pruebas de ADN y exámenes periciales para determinar la identidad de los cuerpos, ya que hasta ahora se cuenta con la declaración del probable responsable y la identificación de la madre de las prendas que fueron encontradas.

/doch