El presidente Felipe Calderón defendió la lucha que el Estado enfrenta contra el crimen organizado y llamó a los mexicanos a que sumemos todas nuestras capacidades para recuperar la seguridad pública .

En el documento La lucha por la seguridad pública , el mandatario expuso que existe una percepción generalizada de que lo principal para el gobierno es combatir el narcotráfico y esto no es así, pues el objetivo medular es lograr la seguridad pública de los ciudadanos.

Combatimos con determinación al crimen organizado, porque es nuestra obligación constitucional y ética, porque es obligación del gobierno federal hacerlo, pero también y fundamentalmente porque el crimen organizado ha alterado, de manera significativa, la paz de los ciudadanos , puntualizó.

El Ejecutivo explicó que uno de los desafíos más importantes que enfrenta el país es el de la inseguridad, soy consciente tanto de su gravedad como de la exigencia ciudadana de ponerle fin. Se trata de una problemática que se ha venido exacerbando con el tiempo .

Mencionó al respecto, los homicidios de los que se da cuenta, que generan una situación de intranquilidad en la población y la información que de ella deriva, envían no sólo a México sino al mundo una señal de violencia que deteriora la imagen del país.

En las causas del problema, abordó el tópico del consumo de drogas en Estados Unidos en el que afirma que el origen de la violencia radica en primer término en el hecho de que México está situado al lado del país que tiene el mayor consumo de drogas a nivel mundial.

También habló de que al pasar de ser un negocio meramente exportador a ser también un negocio de distribución en el país, la actividad criminal buscó, de manera violenta, controlar sus propios mercados, a las autoridades y a los ciudadanos.

El presidente afirmó que del control territorial los criminales trataron de pasar al control de la sociedad, lo que provocó que se extendieran delitos nuevos que agravian severamente a la sociedad, como la extorsión y el secuestro.

De igual forma consideró que otro factor que ha favorecido la estrategia de control territorial de los criminales, ha sido la facilidad de tener acceso a armamento cada vez más letal.

Calderón expuso que otras causas sociales han favorecido el problema de la criminalidad en el país, como la falta de oportunidades educativas, laborales y de esparcimiento para los jóvenes en algunas ciudades, que los hace susceptibles de ser presa fácil de las organizaciones criminales.

Consideró que no es momento de bajar la guardia o claudicar y que se debe combatir sin tregua al crimen para defender las libertades, para recuperar nuestra tranquilidad, para que haya más inversión y más empleos, para construir el México más fuerte y ganador que nuestros hijos merecen.

/doch