No solamente la empresa Carso, de Carlos Slim, habrá de reparar, sin costo alguno para el gobierno, el tramo elevado de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México, que construyó y se desplomó el pasado 3 de mayo lo que ocasionó la muerte de 26 personas y un centenar de heridos, sino también ICA haría lo mismo, informó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Y les puedo adelantar que ya las empresas han aceptado, en el caso de Carso, que es la empresa de Carlos Slim, aceptó que va a reparar toda la línea sin costos para el erario (...) Todo el tramo que le corresponde a él, que es la parte alta, donde se llevó a cabo este lamentable accidente, esta desgracia; él va a repararla sin que le cueste al erario (...) Luego, hay otro tramo que tiene que ver con ICA, que también ellos han expresado que están de acuerdo en ayudar. No sé en este caso si ya se resolvió, en qué términos”, afirmó.

En conferencia de prensa desde Puerto Vallarta, Jalisco, el mandatario mexicano dijo que Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la capital del país, es la que está atendiendo “este asunto”, y que él solo está ayudando para que se restablezca lo más pronto posible el servicio en la Línea 12.

“Yo me comprometí a que en un año iba a estar de nuevo funcionando la Línea de Tláhuac, la Línea del Metro, y en eso estoy”, dijo.

El gobierno capitalino, relató, atendió “a los familiares de las víctimas; eso es lo primero, lo humano’’; que lo segundo a atender es el asunto judicial, “que se investigue y se finquen responsabilidades a quienes se considere responsables de este asunto lamentable, de esta desgracia”, y que en tercer lugar está la rehabilitación de la Línea 12.

Dicha línea del Servicio de Transporte Colectivo Metro, detalló, “mueve creo que alrededor de 400,000 pasajeros diarios y son los más pobres de la ciudad (los) que utilizan este transporte y no queremos que pase todo el tiempo (...) Ahora están padeciendo mucho para trasladarse y queremos que se rehabilite, que entre en funcionamiento la Línea del Metro”.

rolando.ramos@eleconomista.mx