El papa Benedicto XVI regalará a México un mosaico que será colocado en el interior del santuario a Cristo Rey, en el Cerro del Cubilete, ubicado en la localidad de Silao, Guanajuato, donde será recibido por el presidente Felipe Calderón Hinojosa.

El titular del Ejecutivo Federal dará el banderazo de inicio a la visita pastoral del Papa, quien solo tiene previstas actividades en el estado de Guanajuato, y será anfitrión en esta primera visita de Joseph Ratzinger, con quien dialogó brevemente hace más de un año en el Vaticano, en cuyo momento lo invitó a visitar el país.

OBSEQUIO PARA SANTUARIO DEL CUBILETE

Según da cuenta el libreto de las celebraciones litúrgicas que encabezará el pontífice durante su visita a este país, el obsequio será presentado durante la misa prevista para el domingo 25 en el Parque Bicentenario.

El vocero del Vaticano, Federico Lombardi, reveló que el mosaico de importantes dimensiones representará justamente la imagen de un Cristo con los brazos abiertos, como la figura ubicada en lo más alto del Cubilete.

El libreto ofreció algunos detalles de las actividades del líder católico durante su estancia en suelo mexicano, que iniciará este viernes 23 y se extenderá hasta el lunes 26 de marzo próximo.

Según el texto, Ratzinger continuará con esta visita la misión apostólica de sus antecesores para animar y confirmar la fe de los hermanos que peregrinan en Latinoamérica.

"Para la Iglesia que busca al Señor en tierra mexicana, esta visita tiene un fuerte significado de alegría y esperanza: de alegría por la experiencia que tiene ya de recibir con entusiasmo al sucesor de Pedro", indicó.

"De esperanza porque, en medio de las dificultades por las que atraviesa la nación, su palabra será sin duda un ungüento que sana las heridas causadas por el pecado del hombre y que fortalece el testimonio cristiano", agregó.

Entre otras cosas el documento establece que en las diversas celebraciones públicas con el papa participarán hombres, mujeres y niños de 18 arquidiócesis, 68 diócesis y cinco prelaturas territoriales.

Además en la misa del domingo 25 estarán 250 cardenales y obispos, y cerca de tres mil presbíteros para concelebrar la eucaristía. En el coro participarán 200 cantores y 60 miembros de la orquesta.

Precisó que los fieles en el Parque Bicentenario de Silao, "dispuestos con orden y cuidando que se encuentren convenientemente asistidos en lo material y en lo espiritual", atenderán desde muy temprano la llegada del líder católico.

A él lo podrán seguir en su recorrido por medio de las 60 megapantallas que se han distribuido en todo el terreno.

"Un equipo de animación se encargará de que los fieles se dispongan a vivir con gozo el misterio de nuestra salvación, desde unas horas antes", estableció.

"Una vez bajado del helicóptero, Benedicto XVI abordará el Papamóvil para recorrer a la multitud hasta la sacristía, donde se revestirá antes de dirigirse al altar mayor", añadió.

Después de la misa, en la cual se espera la participación de más de 350,000 personas, Benedicto XVI se arrodillará ante la imagen de la Virgen de Guadalupe de tamaño natural.

Luego bendecirá algunas réplicas del Ayate del Tepeyac que serán entregadas a los obispos y unas rosas que serán llevadas por un pequeño grupo de niños.

Por la tarde del domingo 25 tendrá lugar el encuentro del pontífice con obispos, arzobispos y cardenales de América Latina en la catedral de León, en la cual participará también un grupo de fieles invitados por el arzobispo local, José Guadalupe Martín Rábago.

En esa ocasión el obispo de Roma entregará un cáliz, "con el cual pone de manifiesto su aprecio por el pueblo de Dios, que celebra el sacrificio de Cristo, que derrama su sangre para salvarnos".

Al terminar esa celebración el gobernador de Guanajuato, Juan Manuel Oliva Ramírez, le presentará al Papa un dispositivo con el cual encenderá la nueva iluminación de la estatua de Cristo Rey del mismo Cerro del Cubilete.

MIF