Manzanillo, México.-El ciclón Beatriz se debilitó el martes a tormenta tropical tras golpear como huracán las costas del Pacífico mexicano con fuertes lluvias y viento, obigando al cierre de importantes puertos y afectando centros turísticos.

El Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos dijo que el centro de la tormenta se ubicaba a 155 kilómetros de Cabo Corrientes, en el occidental estado de Jalisco, y se desplazaba con vientos sostenidos de 110 kilómetros por hora, bastante menores a los de las primeras horas de la mañana.

Beatriz, que llegó a ser un huracán de categoría 1, la más baja de cinco de la escala Saffir-Simpson, seguiría debilitándose y alejándose de tierra con dirección nor-noroeste, dijo el CNH en un reporte de las 1700 GMT.

Sin embargo, el embate del viento y la lluvia del ciclón obligó al cierre de Manzanillo, el principal puerto comercial del país, en el estado de Colima, y de Lázaro Cárdenas, en Michoacán.

Manzanillo reabrió sus operaciones al mediodía del martes para embarcaciones mayores y tenía previsto habilitar el miércoles la navegación de embarcaciones menores, dijo un portavoz de la Capitanía de puerto.

Lázaro Cárdenas aún permanecía cerrado. Ambos puertos mueven cada uno cerca de 150 buques de carga por mes.

PETROLEO SIN AFECTACION

En Manzanillo, un pescador se lamentaba porque debido a las malas condiciones climáticas no podía adentrarse en el mar.

"Esto verdaderamente nos pega cuando sucede, espero que mañana ya podamos salir", dijo Antonio Hernández, de 59 años.

El huracán no provocó daños graves en la costa mexicana, aunque en Acapulco generó algunas inundaciones considerables el lunes. Las escuelas suspendieron las clases en varios puntos de la costa.

Las alertas de huracán fueron discontinuadas.

México no tiene instalaciones petroleras importantes en el Pacífico, pero su costa está repleta de playas muy visitadas sobre todo por turistas estadounidenses.

El huracán Adrián, que se formó previamente este mes y no provocó daños, fue el primero de la temporada 2011 del Pacífico.

Los meteorólogos esperan una serie de tormentas este año en el Atlántico, con algunos prediciendo al menos cinco grandes huracanes de categoría 3 o más.

BVC