El Senado de la República aprobó en comisiones el dictamen que expide la Ley de la Fiscalía General de la República y modifica distintas leyes; senadores del PRI y PAN insistieron en la inclusión de una adenda que impactaría seis artículos.

A propuesta del panista Damián Zepeda (PAN), el dictamen se dividió en dos para su votación; la nueva ley fue aprobada por todos los partidos, excepto el PRI, que se abstuvo. 

La senadora priista Claudia Ruiz Massieu Salinas anunció la presentación de propuestas de modificación cuando el decreto se someta a votación en el pleno cameral, y que dependiendo de si se aceptan o no será el sentido del voto de su bancada en lo general y particular.

En el mismo sentido que el panista, afirmó que lo más preocupante de la ley que está por expedirse es retirar a la FGR de la mayoría de los sistemas relacionados con la investigación de derechos humanos, de manera destacada del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas.

Así como que se elimine su participación de los mecanismos institucionales existentes para atender a las víctimas de trata de personas y de todo lo relacionado con el sistema de acceso de las mujeres a una vida libre de violencia.

“Esto va a vulnerar la capacidad del Estado mexicano de atender estos temas cruciales y representa un retroceso en materia de derechos humanos y protección a víctimas”, afirmó.

Zepeda dijo que su grupo parlamentario no comparte el argumento de que la participación de la FGR en los referidos sistemas nacionales y mecanismos de protección viola su autonomía.

El dictamen aprobado, que reforma la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas, establece que “la persona que preside el Sistema Nacional podrá invitar a las sesiones respectivas a personas representantes de la Fiscalía y de las procuradurías y fiscalías de las entidades federativas, en su carácter de órganos constitucionales autónomos”.

rolando.ramos@eleconomista.mx