El Senado de la República aprobó expedir la Ley General de la Economía Social y Solidaria, que establece la obligación del gobierno federal de fomentar e impulsar al sector social de la economía.

Del igual forma, crea el Instituto Nacional de la Economía Social, el Congreso Nacional de los organismos del sector social de la economía y el Consejo Nacional de los Organismos del Sector Social de la Economía.

De acuerdo con el dictamen de ley, el sector social de la economía del país está integrado por ejidos, organizaciones de trabajadores, cooperativas y empresas mayoritaria o exclusivamente de trabajadores.

En el documento, que fue turnado a la Cámara de Diputados, se incluye toda forma de organización social para la producción, distribución y consumo de bienes y servicios socialmente necesarios.

Se precisa que el Instituto de la Economía Social será un organismo desconcentrado adscrito a la Secretaría de Economía (SE), con autonomía técnica, operativa y de gestión, y definirá e instrumentará políticas públicas de fomento al sector social de la economía.

Dicho organismo contará con recursos asignados a través de la SE en el presupuesto de egresos federal, así como subsidios, donaciones y legados que otorguen personas físicas o morales, públicas o privadas, nacionales o extranjeras.

Además, el titular del instituto será designado y removido libremente por el Ejecutivo federal, contará con seis consejeros electos por el Congreso Nacional, y seis más designados por el Presidente, a propuesta de la Secretaría de Economía.

Asimismo, se establecen el Fondo de Fomento a la Economía Social y el Registro Nacional de los Organismos del Sector Social de la Economía, según el dictamen avalado este marte en la nueva sede del Senado de la República.

A favor del dictamen hablaron los senadores del PAN, Jorge Ocejo, del PT, Ricardo Monreal, y del PRI, Alfonso Elías Serrano, así como el autor de la propuesta de ley, el legislador perredista René Arce.

apr