El gobernador electo, Arturo Núñez Jiménez, dijo que acatará la resolución del TEPJF de no invalidar la elección presidencial y que tendrá con Enrique Peña Nieto una relación institucional durante la coincidencia de sus mandatos.

Núñez Jiménez, quien participó en la elaboración de la impugnación presentada ante el máximo tribunal electoral, dijo diferir de la decisión, pero como demócrata la acatará como lo ha hecho siempre con los fallos del TEPJF.

El próximo gobernador de Tabasco a partir del 1 de enero de 2013, y que emanado de la coalición Movimiento Progresista ganó el pasado 1 de julio, afirmó que no confunde su militancia personal ni la tarea de partido con las tareas de gobierno.

Ante la postura del PRD estatal de estar dispuesto a la toma de pozos petroleros y cierres carreteros de ser necesario contra la decisión judicial, apuntó que él tiene claras sus convicciones personales y sabe sus responsabilidades institucionales, "y las honraré".

Expuso que en este momento desconoce si podrá acudir a la concentración del 9 de septiembre que ha convocado Andrés Manuel López Obrador, por lo cual tendrá que revisar su agenda.

Sin embargo, afirmó que su afecto hacia López Obrado prevalece y que el resolutivo del TEPJF es resultado de la reforma electoral de 2007 cuando los priístas se opusieron a ampliar las causales de nulidad.

Núñez Jiménez destacó que López Obrador es un líder respetable y no llevaría al país a un escenario de ingobernabilidad, pues tampoco en 2006 hubo actos de violencia.

Estableció que la libre manifestación esta consagrada por la Constitución y no observa en los planteamientos de López Obrador algo diferente a lo establecido en la Carta Magna.

mac