Resultado de la fiscalización de la Cuenta Pública 2014, la Auditoría Superior de la Federación (ASF), informó Juan Manuel Portal Martínez, detectó irregularidades recurrentes en el ejercicio del gasto público federalizado, como EN subejercicios, adjudicación directa de obras, suministro de bienes y servicios a través de empresas privadas, participación de intermediarios, programas públicos duplicados y sin coordinación y falta de control y calidad en los padrones de beneficiarios de programas sociales, que calificó de riesgosas.

Tras la revisión correspondiente, 11 áreas clave con riesgo fueron identificadas por la Auditoría Superior de la Federación.

No se ha podido implementar una estrategia, a nivel nacional, informó el auditor, que permita contar con un padrón único de beneficiarios de programas sociales. La diversidad de registros existentes muestra una falta de control y calidad en la información de los receptores de los apoyos, lo que repercute en el impacto del programa social o del subsidio .

Es necesario también, consideró Portal, que haya un registro puntual de las obligaciones financieras que enfrenta el Estado mexicano e incluir conceptos como pensiones, deuda contingente, así como los pasivos que enfrentan los fideicomisos, mandatos y análogos no paraestatales.

Para las futuras fiscalizaciones, una vez que sean ampliadas las facultades de la ASF, se podrá incorporar lo relativo a la deuda subnacional y la posibilidad de emitir una dictamen sobre las finanzas del gobierno , expuso Juan Manuel Portal.

A la fecha se siguen presentando casos, reveló el auditor, en que pese al cumplimiento de las disposiciones normativas aplicables, los contratos que se celebran no implican un beneficio neto para el Estado.

En particular, la ASF ha identificado en diversas revisiones la práctica consistente en la adjudicación directa que se otorgan las dependencias y entidades en los tres órdenes de gobierno a universidades públicas, institutos de educación y otras instancias, sin que posean la capacidad técnica para cumplir con la responsabilidad adquirida y, además de que exceden el límite permitido de subcontratación, lo que genera sobreprecios e, inclusive, en diversos casos se ha determinado que los servicios subcontratados no fueron prestados, lo cual se ha convertido en una clara fuente de corrupción .

El subejercicio de recursos federales en el ejercicio fiscal referido ascendió a 63,607.2 millones de pesos, explicó el auditor superior de la Federación al entregar el Informe General de la Cuenta Pública 2014, y se lograron recuperaciones por 6,116.1 millones de pesos, cifra que podría elevarse durante el proceso de solventación, ya que todavía falta que se aclare el destino de 42,702 millones de pesos.

En su alocución frente a integrantes de la Comisión de Vigilancia de la Cámara Baja, el auditor superior de la Federación sugirió a los diputados no desaprovechar la oportunidad que representa la aprobación de la legislación secundaria relacionada con el Sistema Nacional Anticorrupción para contribuir a sentar las bases de un nuevo diseño institucional en las entidades federativas y los municipios con contrapesos a los gobernadores y con orientación a la gestión por resultados en beneficio de la ciudadanía.

[email protected]