El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, envió este viernes a la Cámara de Diputados una iniciativa para reformar la Ley de Hidrocarburos, a fin de que las empresas del Estado jueguen un papel más activo en el sector.

Entre otras cuestiones, el texto que envió el presidente propone la revocación, suspensión e intervención de los permisos otorgados por el gobierno debido a motivos como peligro para la seguridad nacional, energética o económica.

La iniciativa, que incluye a los sectores de hidrocarburos, petrolíferos y petroquímicos, argumenta que la participación de la iniciativa privada pone en riesgo la seguridad y economía del país.

"Se considera inadecuado dejar la protección de dichas actividades en manos del sector privado ante riesgos inminentes a la seguridad nacional, energética o para la economía nacional.

"Es imperativo el fortalecimiento de las empresas productivas del Estado mexicano como garantes de la seguridad y soberanía energética y palanca de desarrollo nacional, para detonar un efecto multiplicador en el sector privado", refiere.

La carta firmada por López Obrador fue enviada hoy a Dulce María Sauri, presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados.

Contra el huachicoleo

De acuerdo con el texto, la iniciativa también busca desincentivar y castigar las prácticas relacionadas con el comercio ilícito de hidrocarburos.

Propone reformar el régimen de sanciones para imponer la revocación de los permisos de operación previamente expedidos a los sujetos que reincidan en conductas contrarias a la Ley, como robo de hidrocarburos.

Plantea que la Secretaría de Energía (Sener) y la Comisión Reguladora de Energía (CRE) podrán suspender permisos cuando se prevea un peligro para "la seguridad nacional, a la seguridad energética o para la economía nacional".

En este sentido, para poder garantizar la continuidad de las actividades, la autoridad que revoque el permiso podrá hacerse cargo de la administración y operación del permisionario.

"Se propone facultar a la Sener y la CRE, en el ámbito de sus competencias, para revocar los permisos expedidos en los términos establecidos en la Ley de Hidrocarburos cuando los titulares de los mismos cometan el delito de contrabando de hidrocarburos, petrolíferos o petroquímicos, y éste haya sido así determinado por resolución firme de autoridad competente", señala.

En cuanto a almacenamiento, la reforma propone establecer que los permisos que se otorguen a Petróleos Mexicanos (Pemex) y particulares estén sujetos a que previamente demuestre que cuentan con la capacidad de almacenamiento determinada por la Sener, según las disposiciones jurídicas aplicables.

Quienes no estén en posibilidad de cumplir con 50% de almacenamiento mínimo en la terminal que abastece a su mercado objetivo vía autotanque, podrán cubrir el porcentaje faltante en otras terminales en territorio nacional.