El presidente de México Andrés Manuel López Obrador aseguró este sábado que se cumplirán los compromisos establecidos con Estados Unidos y se manifestó seguro de que se ratificará en el Congreso mexicano el acuerdo comercial entre ambas naciones y Canadá (T-MEC), luego de que se llegara a un acuerdo para evitar la imposición de aranceles a importaciones de productos mexicanos.

El lunes "no va a haber crisis económica" en México, dijo el jefe del Ejecutivo y reconoció el trabajo del equipo de negociadores, encabezado por el canciller Marcelo Ebrard, que lograron un acuerdo con autoridades estadounidenses, luego de tres días de negociaciones.

Al encabezar en Tijuana el acto de unidad en defensa de la dignidad mexicana y en favor de la amistad con el pueblo de los Estados Unidos, López Obrador detalló que en la conversación telefónica con el presidente Donald Trump que realizó este sábado 8 de junio, dijo que no levantó un puño cerrado, sino que extiende su mano abierta y franca con la disposición al diálogo y la amistad con ese país.

Ante la presencia de gobernadores, legisladores y empresarios, el mandatario aseguró que se reforzará la frontera, se aplicará la ley y se respetarán los derechos humanos, además de promover la aplicación inmediata del programa de desarrollo para Centroamérica y el sur-sureste de México.

López Obrador reiteró que el éxito de las negociaciones con autoridades estadounidenses se debió a la persistencia en el diálogo y el rechazo a la confrontación.

Luego de hacer un recuento de la relación bilateral entre ambos países, el presidente dijo que no se tiene la intención de dañar a los Estados Unidos y que su gobierno colaborará en todas las áreas, especialmente en el fenómeno migratorio.

Conago reconoce labor del gobierno federal

El presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) y mandatario estatal de Querétaro, Francisco Domínguez Servién, destacó la unidad que demostraron los mexicanos, autoridades y diversos sectores frente a las presiones de Estados Unidos para aplicar aranceles a los productos nacionales.

“México supo plantar la cara a los desafíos, enfrentarlos y superarlos. Cuando los mexicanos cerramos filas y nos enfocamos en las coincidencias, más que en las diferencias, a nuestro país le va mejor”, expresó a nombre de los 31 gobernadores y la jefa de Gobierno de la Ciudad de México.

El gobernador queretano señaló que gracias a las negociaciones entre ambos países prevaleció el interés nacional, el diálogo y la sensatez.

“Es preciso que el respeto supla a la imposición, el entendimiento a la desconfianza y el argumento a la amenaza; somos defensores de un mundo sin barreras, sin prejuicios. Los mexicanos no aceptamos muros ni de concreto ni de aranceles”, aseveró.

Domínguez Servién manifestó que en una negociación nadie gana todo, sin embargo, México pugnará por una política de respeto para que la región de Norteamérica ofrezca mejores oportunidades para los ciudadanos, con justicia y bienestar.

“Nosotros somos socios de Estados Unidos, no aspiramos a más, pero tampoco aceptamos menos. Queremos una región respetuosa de la ley de derechos humanos”, dijo el gobernador.