Las relaciones entre Donald Trump y la presidenta del Sistema de la Reserva Federal -el banco central de Estados Unidos encargado de emitir los dólares- Janet Yellen no fueron cordiales desde los tiempos de la campaña electoral cuando el candidato republicano criticó la forma en que el organismo estaba llevando a cabo la llamada normalización de la política monetaria que implica ubicar a las tasas de interés en sus niveles históricos. Pero afortunadamente Yellen no se ha arredrado y en la reciente comparecencia que tuvo ante un comité del Senado se permitió criticar algunas de las posturas sostenidas por Trump con mayor necedad. De manera particular, la que sostiene que los inmigrantes son tan sólo una lacra para la sociedad estadounidense y no contribuyen en nada al progreso de ese país.

La postura general planteada por Yellen ante los senadores es que la relación económica entre Estados Unidos y México es una avenida con dos sentidos y no únicamente el vecino del sur se beneficia de los progresos que logra su poderoso vecino del norte sino también los estadounidenses de su relación con México. Ello, a manera de refutación para la política aislacionista que tanto parece agradarle a Trump como para su reiterado argumento de que la relación de México con EU es inequitativa y francamente leonina.

Pero quizá lo más importante fue la refutación que le propinó la financiera al presidente xenófobo respecto a los trabajadores inmigrantes y sus efectos sobre la economía estadounidense. En contra de la visión trumpista de que los inmigrantes son delincuentes que únicamente crean problemas, Yellen expresó con énfasis que la fuerza laboral de los inmigrantes ha sido y es una de las fuentes más dinámicas que han ayudado a la economía a crecer . Y más adelante agregó que sin la participación de los inmigrantes probablemente la economía de Estados Unidos no habría logrado la recuperación en la tasa de crecimiento observada en tiempos recientes.

¿Cómo es que los trabajadores inmigrantes han contribuido a la recuperación del crecimiento estadounidense? Aunque Trump no lo crea, dándole viabilidad a muchos proyectos de inversión a la vez de contribuir con su trabajo y productividad a generar actividad económica y bienes y servicios para los consumidores estadounidenses. Lástima que el periodo electivo de Yellen concluye en febrero del 2018 y Trump ya anunció que no la va a confirmar en su cargo.

[email protected]