Donald Trump montó el escenario justo para el momento político que vive. En la semana en la que se habrá de definir su suerte en el juicio político que se le sigue en el Senado y en momentos en que arrancan las primarias demócratas con miras a definir un candidato presidencial.

El presidente republicano necesita un distractor que lo haga lucir bien. Y como Donald Trump no puede rifar el Air Force One como para entretener a los incautos, pues decidió montar en los jardines de la Casa Blanca un show para la firma del acuerdo comercial de su país con México y Canadá (T-MEC).

Trabajadores con casco industrial de fondo y agradecimientos a senadores republicanos clave en el discurso. Descalificación de lo pasado y de los opositores y un mensaje pletórico de autoelogios.

Todo esto, no para que entrara en vigor ya el acuerdo, sino para firmar la ley de implementación y se concrete así el trámite estadounidense para la eventual entrada en vigor del acuerdo, quizá, en el verano.

Falta Canadá y todo su proceso parlamentario.

Pero, más importante, falta que México se adapte con todos los cambios legales pertinentes para cumplir con todos los compromisos que asumió en este pacto comercial.

Cuando Donald Trump dice que el T-MEC incluye cambios profundos que se ignoraron en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y que eso beneficia a su país, tiene mucha razón.

Para que México pueda cumplir con lo pactado con Estados Unidos y Canadá debe cambiar no solamente la legislación laboral, que fue lo más publicitado por el alcance de los cambios exigidos por los países del norte, tienen que hacerse cambios en las leyes de propiedad industrial y derechos de autor.

Además, como el compromiso trilateral es combatir la corrupción, harán falta cambios a los códigos penales, esos que suelen no cumplirse en este país.

El propio subsecretario para América del Norte de la cancillería, Jesús Seade, quien básicamente fue el negociador en jefe de este acuerdo, tiene claro que para que pueda entrar en vigor este nuevo pacto, México primero debe tener listo el marco legal.

Así que más allá de que falta Canadá con todo su proceso parlamentario, lo realmente pendiente es todo ese marco legal que México debe dejar listo antes de que entre en vigor el acuerdo comercial.

Y todo esto va más allá del chasquido de dedos que pueda hacer presidente López Obrador para que sus bancadas se apresuren a dejar el marco legal necesario listo. Lo crucial es que se cumpla con esas leyes. Que haya, pues, Estado de derecho.

Una de las principales quejas de Donald Trump es que no se cumplió nada de lo prometido en el TLCAN, por lo que está claro que en el T-MEC se esmeraron en poner candados que seguro harán que se cumplan si los socios no quieren problemas.

Así que, qué bueno que el gobierno mexicano festeje tanto la firma de Trump del T-MEC, pero deben tener claro el paquete que se acaban de echar encima.

[email protected]

Enrique Campos Suárez

Conductor de Noticieros Televisa

La Gran Depresión

Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México, con especialidad en finanzas por el Instituto Tecnológico Autónomo de México y maestro en Periodismo por la Universidad Anáhuac.

Su trayectoria profesional ha estado dedicada a diferentes medios. Actualmente es columnista del diario El Economista y conductor de noticieros en Televisa. Es titular del espacio noticioso de las 14 horas en Foro TV.

Es un especialista en temas económico-financieros con más de 25 años de experiencia como comentarista y conductor en radio y televisión. Ha formado parte de empresas como Radio Programas de México, donde participó en la radio empresarial VIP. También formó parte del equipo directivo y de talento de Radio Fórmula.