El gobierno mexicano está afilando sus colmillos para aumentar la recaudación fiscal.

Se necesitan alrededor de 700,000 millones de pesos adicionales en recaudación.

Viene una pinza muy fuerte que aplicará un apretón fuerte para, por una parte, meter en cintura o, más claramente dicho, meter a la cárcel a los “delincuentes fiscales peligrosos”.

Viene una mano dura para considerar a los delitos fiscales graves como delincuencia organizada y, otra parte de la pinza, se aplicará para que “los delincuentes no peligrosos”, es decir, aquellos que evaden por su cuenta y riesgo el pago de sus impuestos (aquellos que no son criminales organizados) cumplan con sus obligaciones.

La instrucción, precisa del presidente Andrés Manuel López Obrador, es enfrentar a los “criminales de cuello blanco” que merman los ingresos del gobierno federal.

Pero en términos generales, la intención presidencial es abatir la evasión fiscal en todas sus facetas.

Delincuentes peligrosos

Una de las partes de la pinza —de aprobarse las modificaciones a la ley que propone el senador Alejandro Armenta, para considerar como graves los delitos fiscales— estará a cargo de tres instituciones: la Procuraduría Fiscal de la Federación, encabezada por Carlos Romero, el Servicio de Administración Tributaria (SAT), de Margarita Ríos Farjat, la Fiscalía General de la República, de Alejandro Gertz y el Poder Judicial.

En conjunto, enfrentarían a los delincuentes fiscales peligrosos. La mira está puesta, directamente en los “factureros” como se conoce a las empresas fantasma que mediante la combinación del uso de personas de bajos ingresos y sofisticados esquemas para vender facturas apócrifas, constituyen empresas  que “roban” al fisco.

Estas empresas fantasma aparecen y desaparecen con agilidad y provocan enormes “hurtos” en los ingresos públicos. Las cifras del “robo fiscal” que logran estos delincuentes peligrosos varían según la fuente. El legislador proponente de las modificaciones a la ley asegura que existen alrededor de 9,000 empresas dedicadas a la maquinación para defraudar al fisco mediante la venta de facturas apócrifas.

Éstas emiten alrededor de 8 millones de facturas simuladas y con ellas los contribuyentes evaden 1.6 billones de pesos, que equivalen a una tercera parte del presupuesto federal.

Otra cifra que se menciona en los círculos hacendarios señala que la evasión ronda los 500,000 millones de pesos.

Y las cifras del SAT indican una presuntiva de evasión por 354,512 millones de pesos, suponiendo que toda factura se dedujo, y representaría 1.4% del Producto Interno Bruto.

En cualquiera de los casos, los montos del “robo fiscal” son verdaderamente escandalosos.

Mayor fiscalización

La otra parte de la pinza incluye una mayor fiscalización sobre todos los contribuyentes, con especial atención a quienes buscan de manera individual y premeditada evadir al fisco.

¿Qué quiere decir esto? Quiere decir que el brazo recaudador pondrá lupa a todos los contribuyentes para que todos paguen correctamente sus impuestos y con ello aumenten los ingresos que colecta.

El SAT prepara nuevas medidas que buscan hacer más eficiente la recaudación fiscal.

El anuncio lo hace el secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Arturo Herrera.

El SAT va a tomar decisiones que no son inusuales en otras economías, pero que probablemente van a ser nuevas en México. El paquete fiscal que presentará la SHCP el próximo 8 de septiembre incluirá un reforzamiento del SAT para que recaude más. Para Herrera está claro: tiene que haber mayores esfuerzos por parte de la administración tributaria, pues los niveles de evasión y elusión son importantes.

Se necesita reforzar las capacidades del gobierno mexicano vía el SAT, en la recaudación de impuestos y, con ello, que el país pueda contar con mayores ingresos.

Recaudación, cifras

A pesar de la evasión fiscal que se observa, la recaudación registra cifras positivas.

De acuerdo con el último reporte del SAT en el primer semestre de este año se recaudaron 1.7 billones de pesos, que representa un aumento de 4.4% en términos reales con respecto al primer semestre del 2018.

La recaudación del Impuesto sobre la Renta (ISR) ascendió a 927,000 millones de pesos, un incremento de 1.5%; Impuesto al Valor Agregado, 478,000 millones de pesos, una disminución de 0.4% y el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) fue de 228,000 millones de pesos, un incremento de 32.6 por ciento.

ATISBOS

MÉDICOS, EVASORES.- De acuerdo con los resultados del último estudio sobre evasión fiscal correspondiente al 2018 del SAT —realizados por Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey y la Universidad Autónoma de Chapingo (UACh)— los médicos incurren en evasión fiscal como práctica cotidiana.

El estudio reveló que la posible evasión dentro de este régimen exclusivamente en el 2016 que algunos médicos aprovechan la dificultad para rastrear el uso de efectivo con el fin de evadir el pago de impuestos.

Además, no entregan todas las facturas correspondientes por sus servicios, y evitan enterar al SAT sobre la totalidad de sus ingresos. Por otro lado, elevan la cantidad correspondiente a los gastos necesarios para la práctica de su actividad económica, lo que se traduce en un monto mayor para sus deducciones.

El monto evadido con estas prácticas se estimó en 3,400 millones de pesos, lo que equivale a 29.6% con respecto a la recaudación potencial del Impuesto sobre la Renta (ISR) del padrón de médicos seleccionado.

Por su parte, el estudio de la UACh, Evasión en Sueldos y Salarios, para el 2017, identificó evasión por 3.4% del ISR recaudado, equivalente a 21,500 millones de pesos.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.