Sproutsocial.com describe así a las redes sociales: son “sitios web y/o aplicaciones que permiten a personas, en (casi) cualquier lugar del mundo, compartir contenido en tiempo real y de manera eficiente y rápida. Formamos así comunidades en donde la discusión e interacción es posible. Es precisamente la función de cada una lo que determina su tipo… existen aquellas que forman comunidad, como Facebook y Twitter, por ejemplo; pero hay otras destinadas a compartir contenido audiovisual (YouTube, Snapchat, Instagram), a fortalecer contactos laborales u obtener trabajo (LinkedIn), a promover el social blogging (Medium, Tumblr) y a establecer debates (Reddit, Quora)”.

Desde la aparición de la primera red social verdadera en 1996 (sixdegrees.com) hasta la fecha, han surgido cientos de redes sociales y a pesar de ello los expertos no se ponen de acuerdo sobre los diversos efectos positivos y negativos en sus usuarios y la sociedad.

Quien varias veces exaltó a las redes sociales es el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Por ejemplo, en su conferencia de prensa del 27 de febrero de 2019, dijo:

“Nuestro pueblo está más politizado que nunca, es un pueblo muy inteligente, muy avispado, que no se deja manipular, que tiene capacidad para discernir, que tiene criterio y esto vino a apoyarse con las redes sociales, por las benditas redes sociales (...) había un control casi absoluto de los medios (...) eso impedía que la gente tomara conciencia, aunque la verdad se abre paso y llega hasta el último rincón. Pero en eso estábamos cuando aparecen, irrumpen, las redes sociales (…) ahora hay más información, no hace falta estar aclarando mucho porque la misma gente aclara en las redes, es tan avanzado el sistema de comunicación actual que ya no hace falta mandar una réplica a un periódico, ya desde aquí yo puedo decir si hay algo o no que deba contestar, aquí ejerzo mi derecho de réplica”.

“Benditas redes sociales” es una frase que AMLO repitió muchas veces para defenderlas y ensalzarlas.

Sin embargo, resulta que no son tan benditas como nos lo dejó saber Twitter el jueves pasado cuando informó que: “Hoy, estamos haciendo públicas 3,465 cuentas adicionales a nuestro archivo de operaciones de información vinculadas a Estados, el único en su tipo en la industria. Los conjuntos de cuentas incluyen ocho operaciones distintas que hemos atribuido a seis países: México, la República Popular de China (PRC), Rusia, Tanzania, Uganda y Venezuela, respectivamente. Cada cuenta y contenido asociado con estas operaciones se ha eliminado permanentemente del servicio”.

Es decir que eran cuentas que de alguna manera u otra estaban relacionadas con los gobiernos de los seis países anotados y servían como sus instrumentos propagandísticos disfrazados como usuarios de la red social.

En lo que a México se refiere, Twitter explicó que eliminó “una red de 276 cuentas no auténticas que principalmente compartían contenido cívico en apoyo a iniciativas gubernamentales relacionadas con salud pública y partidos políticos”.

Doscientas setenta y seis cuentas no auténticas o disfrazadas que el gobierno de la 4T usaba tramposamente para apoyar sus programas. Eso es tan reprobable como lo que Andrés Manuel siempre le criticó a los medios: que impedían “que la gente tomara conciencia”.

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.

Lee más de este autor