El problema de desabasto de medicamentos no terminará en México mientras el Gobierno no defina claramente qué instancia es la responsable absoluta de adquirir las terapias que requiere el sistema público de salud. Esa es la gran pregunta: ¿Qué dependencia es la responsable de adquirir los insumos para el sector salud?

El tema se ha emproblemado a tal grado y convertido en una papa caliente que nadie quiere cachar. Es lo que pasa por haber desbaratado a rajatabla los engranes construidos a lo largo de dos sexenios, que bien o mal funcionaban y mantenían una relativa cobertura con ahorros millonarios que cada año se presumían. Se ejecutaban a través de Compranet en forma mil veces más transparente que ahora.

El actual Gobierno le quitó al IMSS la responsabilidad de la compra consolidada y se anunció con todo vigor que Hacienda era la que consolidaría todas las compras de todos los insumos públicos, incluidos los medicamentos; el objetivo, se dijo, era lograr ahorros y eficiencias.

Pero nada de eso ha sucedido. Por el contrario. Desde que Raquel Buenrostro se fue al SAT, la actual oficial mayor Talía Lagunas se deslindó de esa responsabilidad dejando el asunto al garete. Hubo un intento de compra consolidada pero no abarcó ni la tercera parte de las necesidades del 2020. Por eso estamos como estamos.

De hecho en enero SHCP emitió un oficio donde le dijo a los institutos de salud que cada uno se hiciera cargo de sus adquisiciones. Y así ha sido; tanto IMSS, ISSSTE, los servicios de salud de Pemex, Sedena, Semar y los sistemas estatales se han rascado con sus propias uñas. No podía ser más ineficiente. Este año van miles y miles de compras aisladas de medicamentos, material de curación y todo tipo de insumos para salud sin licitación ni competencia. Más del 70% de compras de fármacos han sido mediante adjudicación directa en forma discrecional.

En este caos, eclipsado por meses debido a la contingencia por epidemia, y en medio de una desconfianza absoluta hacia la industria farmacéutica tachada con el estigma de corrupta sin mostrar denuncias, perseguidos ni sancionados, es que se refuerza la gran idea de comprar todo en el extranjero. Justo al revés de todos los demás países que ante la pandemia están cuidando su producción soberana de medicamentos y cerrando fronteras para no afectar su autosuficiencia de productos tan vitales.

Primero se anunció que se compraría bajo el fondo rotatorio de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para conseguir mejores precios por volumen. Lo malo es que para abasto en 2021 ya es demasiado tarde pues estos procesos empiezan con bastante anticipación. Aparte, OPS pide pagos por adelantado y su respectiva comisión; y Hacienda no acepta esas condiciones. Por último también se requieren cambios a la Ley de Adquisiciones que sí se han intentado pero no alcanzaron a sacarse a tiempo.

La otra propuesta de que sea la ONUPS la que ayude -en caso de que sea factible-, tampoco será para mañana porque requiere estrategia y planeación y eso es mucho pedir a la presente administración, sobretodo si no hay un responsable claro.

INSABI se sacó la rifa del tigre

Nos enteramos que hace unas semanas en una reunión entre autoridades y representantes de la industria farmacéutica se le dijo al titular del Insabi, Juan Ferrer, que se hiciera cargo de las compras de terapias. Éste dijo que no tenía la gente, los recursos ni la infraestructura para ello. Pero sabemos que ya es orden desde Hacienda respaldada por la Presidencia. Ahora todo está en que el renglón se incluya en las esperadas reglas de operación de dicho Instituto de Salud para el Bienestar que ya deben estar por salir.

[email protected]

Twitter: @MaribelRCoronel

Nota aclaratoria de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público

De parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, El Economista recibió una carta emitida por la unidad de Comunicación Social que a continuación se reproduce íntegra.

Ciudad de México, 26 de julio de 2020

Aclaración a la columna de opinión “Salud y Negocios” de Maribel R. Coronel, publicada

por El Economista el 21 de julio de 2020.

El Gobierno de México, desde inicio de la presente administración a la fecha, ha asumido la

responsabilidad de garantizar el abasto de medicamentos y materiales de curación de calidad a todas y todos los mexicanos.

De acuerdo con la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, la entidad encargada de realizar las compras gubernamentales es la Oficialía Mayor de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP). Así lo cumplió para el ejercicio fiscal 2020, al realizar directamente o a través de algún órgano administrativo de la APF los procesos de contratación correspondientes. Sus atribuciones le permiten realizar los procesos de compras consolidadas por sí misma o a través de cualquier área administrativa de dependencias o entidades, quienes están subordinadas a la OM.

Para el ejercicio fiscal 2021, por instrucciones presidenciales, el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI) se constituirá en la entidad consolidadora de la demanda de Medicamentos y Material de Curación que requieren las instituciones del sector salud para satisfacer sus necesidades de atención médica. Igualmente, esta institución también fue instruida para realizar las compras para atender la emergencia sanitaria derivada de la pandemia del COVID-19.

Se señala, finalmente, respecto de las compras de medicamentos y material de curación realizadas durante el ejercicio fiscal 2020, éstas se realizaron conforme a la Ley de Adquisiciones Arrendamientos y Servicios del Sector Público. Además, de acuerdo con la naturaleza de los bienes o servicios se aseguraron al Estado las mejores condiciones disponibles en cuanto a precio, calidad, financiamiento, oportunidad y demás circunstancias pertinentes. Para los siguientes años ya se empeñan los pasos correctos y preparativos para seguir cumpliendo esta responsabilidad. El compromiso de la Oficialía Mayor ha sido con la salud de las y los mexicanos.

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.