¿Qué le pasa a Kamala Harris? ¿Por qué ya no la quieren los estadounidenses? ¿Acaso se habrá acabado el sueño de las barras y las estrellas con perfume de mujer rumbo al 2024?

Es muy pronto aun para decirlo. No obstante, lo que no debe pasar desapercibido, es que su bajo índice de aprobación la ha posicionado no sólo como la persona más impopular en ocupar la Vicepresidencia, sino también como más impopular que el mismo Donald Trump, después de que ocurriera el incidente del asalto al Capitolio, el 6 de enero de este año.

Cualquiera al que se le hubiera contado hace unos meses sobre la mala suerte de Kamala, hubiera soltado sin duda una carcajada. Su 28% de aprobación, registrado en la última encuesta de USA TODAY y Suffolk University, sería considerado cosa de locos. Puesto que nadie hubiera pensado que podría llegar más bajo que el 30% de Dick Cheney, el vicepresidente más impopular en la historia moderna al final del segundo periodo de George W Bush en 2007, y el 29 % al que cayó Donald Trump en sus últimos días.

Pero entonces, ¿Qué pasó para que esto le sucediera a Kamala? ¿En qué momento se desplomó el ícono femenino y racial en la segunda posición de poder más importante de Estados Unidos?

Todo parece apuntar a que el declive comenzó cuando el presidente Biden le encargó que tomara cartas en el asunto de la crisis migratoria en la frontera con México, una asunto delicado y con demasiada carga electoral, que al final acabó exponiéndola directamente al fuego que definitivamente sacó una llamarada grande cuando se le preguntó que por qué no había ido al lugar en donde realmente se estaba desarrollando la crisis, después de su gira por Guatemala, y respondió de manera irónica que “tampoco había ido a Europa.”

Después de esto, otro punto que le impactó de manera colateral, fue la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán y la debacle que sucedió a partir de ese entonces, con el regreso de los Talibanes al poder, y la serie de explosiones relacionadas con la presencia de ISIS-K que ocurrieron por el territorio y que una de ellas acabó por matar a 13 soldados estadounidenses.

La Vicepresidenta Harris afirmó ser la última persona en estar con el presidente Biden dentro del cuarto en el que se tomó la decisión, y eso al final no le favoreció.

Todo esto ocurrió dentro de sus primeros 10 meses en el cargo y dio pie a la percepción negativa que hoy hace que 51% de los encuestados en el estudio de USA Today y Suffolk University, desaprueben su gestión. A lo que habrá que sumarle que su cercanía al presidente no le ayuda, justo cuando este no se encuentra tampoco con los mejores índices de aprobación.

La última encuesta de ABC News y The Washington Post, revela que la aprobación del desempeño de Joe Biden cayó a 41 % en noviembre, un declive de 11 puntos respecto a marzo pasado debido a la expansión de la variante delta y a la inflación, la peor en 31 años en el país.

Finalmente, lo que tampoco le ayuda son todas las expectativas que se depositaron en ella con su llegada a ese puesto y con la esperanza que encarnó para muchos rumbo a 2024. El cartucho podría quemarse antes de tiempo.

Esto es lo que le pasa a Kamala.

El último en salir apague la luz

Twitter: @HenaroStephanie

Stephanie Henaro

Profesora de Geopolítica

El último en salir apague la luz

Analista y comentarista mexicana. Estudió la licenciatura en relaciones internacionales en el Tecnológico de Monterrey CCM y en el Instituto de Estudios Políticos de París (Sciences-Po). Cuenta con una especialidad en política exterior rusa por el MGIMO de Moscú y una maestría en Geopolítica, Territorio y Seguridad en la Universidad de King’s College London en Inglaterra.

Lee más de este autor