En nuestra historia, uno de los episodios de modernización ocurre a finales de la Colonia, cuando los Borbones, sobre todo Carlos III, dictaron medidas renovadoras, jurídicas y económicas.

Las referidas medidas de ese episodio de la historina nacional se determinaron para aplicarse no por aristócratas, sino por especialistas, las cuales estaban enderezadas sobre todo a las posesiones ultramarinas.

En este intento de recobrar la hegemonía, tiempo atrás perdida por España, se buscaba concretar cambios en la mentalidad e identidad nacionales.

Protagonista de las reformas en estos lares fue José de Gálvez, un precursor de ideas actuales, quien en esos tiempos trazó un plan para hacer que los indios fueran dueños de la tierra y de esta manera se abriera un mercado de bienes raíces.

Reorganizó la industria y la hacienda, cubrió, como visitador, el noroeste y el norte, incluidas las entidades que más tarde pasaron a poder de los americanos. El Virrey Revillagigedo proseguiría con este aliento modernizador.

Eusebio Ventura (Buenaventura) Beleña, sobresaliente legalista en Nueva España según Gibson, defensor de la libertad de comercio, inspirador de Revillagigedo y actor regional, entre otras, fue el responsable de aplicar las reformas en Sinaloa y Sonora, de practicar las recetas.

Él publicó el potencial de la región y trazó un programa para activar su economía.

En el Manifiesto de Beleña, 1768-1772, un escrito largo dirigido a Gálvez y al Virrey Marqués de Croix, se exponen los vicios y defectos que en la materia acarreamos hasta los tiempos actuales.

Léanse los siguientes testimonios y cotéjense con la realidad actual.

...Insuperables escollos que para toda clase de negocios se hallan en estos países, nada parecidos ni aun a los más desarreglados de América...

Excesivos precios observados hasta ahora en utilidad de solos los comerciantes...

Avecindados en terrenos más opulentos no merecen gozar de semejante exempción (de impuestos)…

No los pagan castas afectas a su pago...

El que creyó aliviar a los pobres le han tomado los ricos para serlo más con el sudor de aquéllos…

Estoy viendo con un dolor inexplicable multitud de injusticias, agravios y desórdenes…

Polvos de aquellos lodos. Hoy, más bien, lodos de aquellos polvos.

[email protected]