Si hay algo que nos ha dado cierta tranquilidad, alegría o al menos entretenimiento en el último año a los seres humanos, es el saber que podemos acceder a una enorme variedad de contenido en nuestra pantalla. Y el gran proveedor de esto es Netflix. En el mundo de las plataformas streaming, el crecimiento y el optimismo en el corto y mediano plazo siguen siendo la norma. Como comentábamos la semana pasada, Netflix cruzó el umbral de los 200 millones de usuarios y el valor de su acción ha sobrepasado expectativas de financieros.

Analistas coinciden que la pandemia ha sido crucial para el crecimiento de Netflix en el ultimo año. Este factor ha sido determinante para empujar los totales de suscriptores de la compañía de streaming por encima de la marca de 200 millones, con más y más personas que le apostaron al entretenimiento en el hogar durante el año pasado.

Solamente el miércoles pasado, tras la celebración por parte de su CEO Reed Hastings de los 200 millones de usuarios, el precio de las acciones de Netflix subió casi 15%. Esto adicional al 70% que ya había subido el año pasado. La compañía también anunció gloriosamente los ingresos del cuarto trimestre de 2020 por 6.6 mil millones que representaron un aumento del 20% en comparación con el mismo trimestre del año anterior. Si había un “pintito en el arroz” cuando se habla de la acción de Netflix, era el enorme apalancamiento que la empresa tenía. Ahora, los planes de la empresa apuntan a reducir deuda y comenzar a pagar dividendos a inversionistas.

De acuerdo con la revista Expansión, Netflix invertirá en México 300 millones de dólares en más de 50 producciones originales que podrán ser vistas ya sea en México o en otros países pero que serán filmadas en México durante 2021. Esta inversión es una bendición para  estudios locales que “maquilan” contenido para el gigante. El derrame también se extiende a actores, productores, y demás empresas y personas relacionadas con la creación de contenido.

La plataforma confirmó además que para fines de 2021 se abrirá la sede en México, y tendrá más de 100 empleados en ella, algo que Netflix había anunciado hace unos meses y con la que busca tener su primera sede en América Latina, pero también busca tener más control fiscal y de las producciones en el país. En un momento en que la mayoría de las inversiones están frenadas o han disminuido drásticamente por diversos factores, este salvavidas que Netflix echa a México debe ser bien recibida y correspondida por autoridades y demás beneficiarios de la industria.

Antonio Aja

Columnista

Showbiz

Lee más de este autor