Rivales directos, al estar en el mismo grupo, los seleccionados de México y Francia se miden, la próxima semana, en Johannesburgo, en el marco del Mundial de Futbol. Defensores directos de sus ciudadanos e intereses, los gobiernos de Felipe Calderón y Nicolas Sarkozy se enfrentan, desde el año pasado, en el terreno diplomático.

La negativa de la administración calderonista para que la presunta secuestradora, Florence Cassez, sea extraditada para purgar su condena en territorio galo, ha marcado la agenda de los últimos tiempos. El Mandatario galo ha pasado más de un año planteando esa exigencia a su homólogo azteca, sin éxito.

En cambio, ha desplegado una inteligente maniobra mediática para demostrar que la evidencia para incriminar a Cassez con una banda de plagiarios no sólo es circunstancial, sino una vil fabricación de la Secretaría de Seguridad Pública, en connivencia con supuestos reporteros investigadores .

El embajador de Francia en México, Daniel Parfait, jugó un papel fundamental. Pero no sólo en ese caso: en el 2008, cuando los vecinos de Polanco y las Lomas de Chapultepec emprendieron una ofensiva contra la entonces delegada, Gabriela Cuevas, por la construcción de un paso deprimido en el cruce de Ejército Nacional y Ferrocarril de Cuernavaca, tuvo el cuidado de evitar que el director del Liceo Franco Mexicano, Claude Le Brun, se ganara una amonestación diplomática, por intervención en asuntos domésticos.

Estuvo a un tris de merecerla: Le Brun se dejó ver a un lado de los activistas de Salvo Lomas, al momento de que instalaron campamentos para bloquear las obras de Grupo Riobóo, contratista que trabajaba para la delegación, y abrió las puertas de su institución para que vecinos y especialistas discutieran su problemática.

Parfait ha estado involucrado en otras polémicas, igual de intensas, pero incluso más secretas. En la misma época del debate por las soluciones viales en la delegación Miguel Hidalgo, fungía como árbitro oficioso en una disputa entre un particular mexicano y los representantes de la firma Alstom, enfocada a la cogeneración de energía y al transporte masivo por rieles.

Ese litigio lleva casi una década. Inició en el 2001, cuando este abogado mexicano –aún no es posible revelar su identidad, por las causas legales en curso– reclamó el pago de gastos, honorarios derivados del contrato que tuvo con la compañía francesa desde mediados de la década de los 90.

Eran tiempos turbulentos para Alstom, que alguna vez propuso dotar al Valle de México de un tren elevado. En junio del 2003, fue denunciada ante la Secretaría de la Función Pública por actos presumiblemente constitutivos de cohecho, lo cual trajo como consecuencia su inhabilitación para participar en licitaciones del gobierno federal, a partir del 2005.

En su pleito con Alstom, el abogado mexicano entabló sendas demandas, ante el Tribunal de Gran Instancia en París, por prácticas de corrupción llevadas a cabo en México; y mercantilmente ante el Tribunal de Comercio de Nanterre, para reclamar el pago de la deuda.

Nada consiguió, salvo promesas. En varias ocasiones, a través de terceros, los directivos de la firma francesa ofrecieron negociar el monto de la indemnización y terminar amigablemente el litigio, pero a última hora, simplemente incumplían.

La última negociación ocurrió en la primavera del año pasado. El embajador Daniel Parfait fungió como testigo. Alstom prometió pagar el adeudo, a condición de que el particular mexicano retirara la denuncia penal promovida en Francia.

Era una petición casi imposible, pues los cargos de corrupción en Francia, como casi en todo el mundo, son perseguidos de oficio. La terminación del proceso; sin embargo, vino por parte del juez. Satisfecha la condición impuesta por Alstom, se buscó de inmediato, como había sido convenido, el inicio de las pláticas de arreglo. La empresa, a través de su directora en México, mandó decir, textualmente: Alstom ha decidido no cumplir con lo ofrecido y háganle como quieran .

Actualmente, Alstom, asociada con ICA y Cicsa, participa en la construcción de la Línea 12 del Metro. Nuevamente está en problemas y litigios, por la decisión reciente del Gobierno del DF de dar por cancelada la licitación internacional para meter un tranvía en el Centro Histórico .

Era una de las obras del Centenario de la Revolución Mexicana, que se inauguraría, de acuerdo con el plan original, antes del 20 de noviembre.

Tendría un costo de 1,800 millones de pesos. La concesión sería por 25 años.

Con escasa aceptación entre la opinión pública, esta megaobra finalmente no se asignó, por falta de dinero. Ahora Alstom amenaza al gobierno de Marcelo Ebrard –quien presume de buenas relaciones, él sí, con el gobierno de Nicolas Sarkozy– con demandas y escándalos.

EFECTOS SECUNDARIOS

EL IFAI INSTRUYE a la paraestatal Pemex a que entregue, en versión pública, copia de los comprobantes de pago o impresiones del sistema de nómina, de seis servidores públicos encabezados por Carlos Romero Deschamps, todos ellos miembros del comité ejecutivo del sindicato petrolero. Eso sí, quedarán protegidos los datos confidenciales como el RFC y la CURP de los líderes.