Mexichem, empresa productora y líder en la industria química y petroquímica global, no ha sido inmune al desafiante entorno macroeconómico, que ha tenido efectos adversos sobre sus resultados. Por ello, discutir las principales directrices de su estrategia de negocio, así como las perspectivas en el corto y mediano plazos ante la actual coyuntura económica nos parece un ejercicio enriquecedor

Cabe señalar que la compañía se compone de tres grupos de negocio: Vinyl, Fluent y Flúor, los cuales representaron, durante el primer trimestre del 2019, 32, 57 y 12% de sus ingresos, respectivamente.

El negocio de Flúor, el cual opera la mina de fluorita más grande de México tiene dos aspectos que lo diferencian de sus competidores. El primero de ellos es que su proceso de producción se encuentra integrado a 100%, con lo cual pueden hacer frente de manera más eficiente a la naturaleza volátil de los precios de sus productos. El segundo es que la mina provee 20% de toda la fluorita que se demanda en el mundo, mientras que China, con 680 minas, logra cubrir 50% de este mercado.

El segmento de Flúor se subdivide en dos líneas de negocio: el upstream y el downstream. La primera se refiere a la comercialización del mineral con muy poco procesamiento después de que se extrae de la mina, ya sea en grado metalúrgico o grado ácido. Este producto se comercializa a productores de cemento y aluminio. Es importante comentar que el costo producción de fluorita para Mexichem oscila entre 40 y 60 dólares por tonelada (comparado con un rango de 260-280 dólares por tonelada para China), lo que le permite tener márgenes elevados. Por otra parte, el downstream consiste en vender productos derivados del flúor, principalmente gases refrigerantes.

Por otro lado, la división de Vinyl, la cual ha resentido los efectos de la marcada volatilidad en los precios de commodities, presentó un débil desempeño durante el I Trim 19. Los ingresos y EBITDA de esta división se contrajeron en su comparativo anual en 8% y 32%, respectivamente, lo anterior derivado de menores volúmenes, así como condiciones restrictivas en los mercados de PVC y sosa cáustica.

Es importante mencionar que las mejores condiciones que se pueden dar para este negocio dada su oferta de productos son: bajos precios en el etano, aumento en los precios internacionales del petróleo y subidas en el precio de la sosa cáustica. En ese sentido, la compañía ha indicado que empieza a observar el cumplimiento de las tres anteriores condiciones. Por ello, espera que, en los próximos trimestres, este negocio muestre una ligera recuperación.

Finalmente, está la línea de negocio de Fluent. Al primer trimestre del 2019, esta división dio soporte a los resultados del conglomerado debido en gran medida al crecimiento de doble dígito de Netafim. Esta división presenta favorables expectativas para los próximos resultados no sólo por la influencia de la adquisición de dicho negocio de irrigación, sino porque en adelante esperan una mejor base comparativa.

Destaca que, dentro del negocio de irrigación, la instalación y fabricación de tubería juegan un papel primordial. En estos segmentos, la empresa tiene gran experiencia. Asimismo, Netafim está diversificado geográficamente ya que tiene presencia en 17 países.

Es importante mencionar que la compañía, consciente de problemáticas futuras como escasez pronunciada de alimentos y agua, ve en su negocio de Fluent, y en especial en Netafim, un segmento con importante crecimiento potencial en el mediano y largo plazos. Además, la empresa pretende reducir su dependencia de commodities y desarrollar productos que respondan a las necesidades de sus clientes.

Debido a la naturaleza de los productos que ofrece, Mexichem no está exento de choques externos. No obstante, consideramos que su diversificación geográfica, así como las perspectivas de crecimiento del grupo, la completa consolidación de Netafim y sus ventajas competitivas hacen de esta compañía una de las más interesantes del sector.

*Alain Jaimes es analista del sector industrial de Signum Research.