A la reunión del lunes entre la IP y el senador Ricardo Monreal muchos de sus participantes llegaron con un sentimiento de frustración.

Si bien el presidente de la Jucopo del Senado se mostró receptivo al sector privado, incluso para realizar mesas de trabajo, las amenazas para la industria de bebidas y alimentos procesados son enormes.

En el gabinete hay un grupo de funcionarios que trabajan en común y que buscan modificar temas nodales para la agricultura y esta última industria, a la que se acusa de causar la obesidad.

Entre los funcionarios con posiciones extremas se ubica al subsecretario de Salud, Hugo Lopez-Gatell, el de Agricultura, Víctor Suárez, la titular de Conacyt, María Elena Álvarez y Víctor Manuel Toledo, cabeza de Semarnat. Además del nuevo etiquetado, se estima que al menos en 12 entidades ligadas con Morena podrían replicarse las restricciones al consumo que se aprobaron en Oaxaca y Chiapas. También existe la amenaza de una iniciativa del senador José Narro de ampliar las prohibiciones a nivel nacional.

Francisco Cervantes de Concamin y Bosco de la Vega del CNA ponderaron los riesgos que dichas disposiciones causarían a los negocios establecidos, en detrimento de la recaudación del gobierno. Además sólo se premiará la informalidad, ya que lo que no se venda en la tiendita se hará frente a las escuelas con el riesgo de fortalecer al narcomenudeo.

La embestida se da además en el peor momento por la crisis, y se prevén resultados acotados, puesto que la obesidad es multifactorial.

La IP incluido el CCE de Carlos Salazar, el CMN de Antonio del Valle, Concanaco de José Manuel López y firmas como Bimbo de Daniel Servitje, Femsa de José Antonio Fernández, Nestlé de Daniel Costa, GAM de Juan Gallardo o Sigma de Armando Garza Sada, que antier participaron en el encuentro, confían en que en este expediente habrá contrapesos en el gabinete. Son más moderados Alfonso Romo y Julio Scherer en Presidencia, Olga Sánchez Cordero de Segob, Víctor Villalobos de Sader, aunque faltan por despejar muchas otras variables que igual afectarán la producción de alimentos como iniciativas para modificar el uso del agua y lo relativo al glifosato.

Incertidumbre a todo vapor.

IED en picada por crisis e incertidumbre

La falta de certidumbre en las políticas públicas ha afectado a la inversión privada. El año pasado sólo significó 16.7% del PIB y este 2020 continuará a la baja. Un componente nodal es la IED que también viene en descenso, más allá del sesgo que se da las cifras por Economía de Graciela Márquez. La balanza de pagos que ayer 25 de agosto, dio a conocer Banxico de Alejandro Díaz de León no miente. En el primer semestre ese indicador significó 11,958 mdd y se contrajo 29.6 por ciento. En el segundo trimestre con sólo 1,567 mdd la caída anual fue del 233%, aunque la pandemia tuvo mucho que ver. En un reporte del BBVA se enfatiza que la baja semestral de la IED fue la cuarta mayor registrada desde 2006.

AMIIF una vez más acéfala y pronto relevo

En unos cuantos meses la AMIIF ha tenido que cambiar a su presidente debido los ascensos en las multinacionales que agrupa. Primero fue Rodrigo Puga en Pfizer y ayer 25 de agosto, Ana Longoria que ocupará nuevas responsabilidades en Novartis. En las próximas semanas deberá encontrarse su relevo.

Tasas efecto rezagado y economía hasta 2025

Pese a la reducción de las tasas su efecto para el crecimiento es menor aquí que en los países desarrollados. Y esto se explica dice Jonathan Heath, subgobernador de Banxico, por el tamaño de la informalidad y el bajo nivel de inclusión financiera. De ahí que su impacto se observará rezagado entre 6 y 24 meses. En entrevista hace ver que la economía mexicana podrá alcanzar su nivel pre Covid-19 entre 2025 y 2026 y una variable nodal será la inversión fija bruta que ha caído fuerte. Va para largo.

Alberto Aguilar

Periodista y Economista

Nombres, Nombres y... Nombres

Periodista y economista. 40 años de carrera. Fundador de Don Dinero.