El regreso de Emilio Lozoya Austin puede ser más contagioso que un virus nuevo. La gran duda es ¿cuánto está dispuesto a contar? El exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex) fue detenido en relación con la compra de una planta de fertilizantes que significó un quebranto para Pemex de más de 620 millones de pesos, pero esta operación no es la única donde Lozoya tuvo un papel protagónico. Él podría también cantar un recital sobre la forma de hacer negocios de la brasileña Odebrecht o entregar algunas piezas para armar el rompecabezas de las trapacerías de la española OHL en México.

¿Contra quién enfocará sus testimonios? Los nombres que se mencionan más son Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray, pero podemos apostar a que habrá sorpresas. En el camino, sabremos de qué grosor es el blindaje político que tienen el expresidente y su exvicepresidente virtual, pero también veremos desfilar nuevos nombres. En algunas columnas políticas se ha empezado a mencionar a Erwin Lino, exsecretario particular de Peña, y también a miembros destacados de la clase política mexiquense. El hecho es que las decisiones de Lozoya valían cientos de millones de dólares en Pemex y él no las tomaba solo. Tenía jefes políticos y aliados. Además, un Consejo de Administración que aprobó sus acciones.

Lozoya Austin ya tejía contactos de alto nivel, mucho antes de llegar a la petrolera. Odebrecht se relaciona con él, desde la campaña del 2012. Hubo sobornos, si creemos en los testimonios de los arrepentidos de la constructora ante la justicia brasileña. La cifra no está clara, pero anda en el rango de 3 a 10 millones de dólares. Una parte está relacionada con contratos para la modernización de la refinería de Tula, aunque los testimonios nos obligan a pensar en otra dimensión: Lozoya era, para los corruptores de Odebrecht, uno de los prospectos más interesantes para la presidencia en el 2018. Los pagos al político mexicano eran algo parecido a la apuesta por un caballo con potencial de ganar la carrera grande.

OHL es otra telaraña, donde Lozoya tejió o fue atrapado. En el 2010 fue consejero de la empresa y después mantuvo una estrecha relación con el yerno del CEO, llamado Javier López Madrid. La Guardia Civil española investiga Infoglobal, una empresa donde Lozoya y López Madrid eran socios. Sospecha que fue utilizada para pagar sobornos en varios países, entre ellos, México. El hilo apunta a contratos en el Sistema de Transporte Colectivo de la Ciudad de México y en el Estado de México. La investigación, conocida como caso Lezo, ha puesto la lupa en cinco depósitos por un total de 2.4 millones de dólares. La cuenta receptora está en las Islas Vírgenes, a nombre de Tochos Holding.

La historia que se cuenta de Lozoya en los expedientes de Brasil y España podría ser una novela, no necesariamente muy imaginativa. Al parecer, el exdirector de Pemex utilizaba alias como Marce, Mari, Black swan y Salvador. Dejó algunas huellas en forma de correos electrónicos y operaciones inmobiliarias, por ejemplo, una gran casa de descanso en Ixtapa, valuada en 1.9 millones de dólares.

Todo esto son versiones de los expedientes judiciales y hechos comprobados por excelentes trabajos periodísticos, entre otros, de Quinto Elemento, Mexicanos contra la Corrupción y la revista Proceso. Queda por ver cómo hacen la faena las autoridades mexicanas. No pierdan de vista a Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera. Él era fiscal de Delitos Electorales y fue el primero en acusar a Lozoya. En el 2017, la acusación le costó la chamba a Nieto, pero le puso en el camino de sumarse a la Cuarta Transformación. En el 2020, la vida le da la oportunidad de ajustar cuentas. ¿Será con Lozoya o con alguien más?

[email protected]

Luis Miguel González

Director General Editorial de El Economista

Caja Fuerte

Licenciado en Economía por la Universidad de Guadalajara. Estudió el Master de Periodismo en El País, en la Universidad Autónoma de Madrid en 1994, y una especialización en periodismo económico en la Universidad de Columbia en Nueva York. Ha sido reportero, editor de negocios y director editorial del diario PÚBLICO de Guadalajara, y ha trabajado en los periódicos Siglo 21 y Milenio.

Se ha especializado en periodismo económico y en periodismo de investigación, y ha realizado estancias profesionales en Cinco Días de Madrid y San Antonio Express News, de San Antonio, Texas.