Una de las estrategias de inversión más sencillas pero efectivas que cualquier persona puede aplicar para construir un patrimonio, es promediar el costo de nuestras inversiones. Este método es conocido en inglés como dollar cost averaging.

Nos da disciplina, porque implica ahorrar e invertir el mismo monto cada mes, pero también nos permite aprovechar la volatilidad de los mercados: compramos más títulos cuando el mercado está barato y menos cuando está caro. Promediando, así, el costo.

Es un método que se puede aplicar en todo tipo de inversiones que tengan cierta variación en su precio. Por ejemplo, acciones de empresas o bien, idealmente, instrumentos que representen índices del mercado de capitales (tales como sociedades de inversión indexadas, o ETF de bajo costo).

La estrategia es muy simple: consiste en comprar, cada mes, un monto de dinero fijo en títulos del instrumento de inversión elegido. Puede ser uno, o varios. Por ejemplo, podemos decidir invertir cada mes la cantidad de 2,000 pesos en un fondo de inversión diversificado. O bien 1,000 pesos en un fondo de acciones de México y otros 1,000 en un fondo de acciones internacionales.

El chiste es que esta cantidad sea la misma cada mes. De esta forma, como se puede observar en la siguiente tabla, cuando el precio de los títulos es menor (por ejemplo, los mercados bajan), nos alcanza para comprar más. Por el contrario, cuando el mercado ha subido —está más caro—, estamos comprando menos.

Esto significa que habremos adquirido nuestros instrumentos a un precio promedio ponderado. El hecho de comprar más títulos cuando están baratos y menos cuando están caros ayuda también al rendimiento de nuestra inversión.

Hay gente que se asusta cuando el mercado baja, sobre todo en épocas de volatilidad acelerada. Cuando usamos esta estrategia de inversión y promediamos nuestros costos, esas bajas pueden ser una gran noticia. Porque cuando los mercados vuelvan a subir, habremos comprado bastantes más títulos que si se hubiesen mantenido estables.

Desde luego, la estrategia de promediar el costo de nuestras inversiones sirve cuando estamos construyendo (no tenemos un capital inicial grande) con un horizonte de largo plazo, que permita realmente cosechar los beneficios. No es eficiente para dinero que quizá podríamos necesitar en un corto o mediano plazo.

Por otro lado, es una estrategia que puede ayudar mucho para aquellos inversionistas que sienten ansiedad por aquello que pueda pasar en un futuro cercano, como, por ejemplo, incertidumbre sobre un proceso electoral como el que estamos viviendo. Porque pase lo que pase, uno invierte cada mes con la misma cantidad de dinero, lo cual nos brinda consistencia que es una de las claves del éxito de largo plazo. Nos evita tener que estar especulando sobre lo que podría suceder y perder, así, oportunidades que pueden ser importantes. También es una gran estrategia para principiantes que sienten mucho miedo sobre aquello en lo que no tienen todavía experiencia.

Suscríbete a https://PlaneaTusFinanzas.com y obtén de manera gratuita el mini-curso “Los Seis Pasos para Alcanzar tu Libertad Financiera”.

Twitter: @planea_finanzas

[email protected]

Joan Lanzagorta

Coach en Finanzas Personales

Patrimonio

Ejecutivo de alto nivel en seguros y reaseguro con visión estratégica de negocio, alta capacidad de liderazgo, negociación y gerencia.

Además es columnista de Finanzas Personales en El Economista, Coach en Finanzas Personales y creador de la página planeatusfinanzas.com