Así como el rubro energético, también la industria farmacéutica está en la zozobra desde que inició el sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador por un radical cambio en las reglas.

Los laboratorios son cautelosos, pero créame que el clima de confianza está en un pésimo momento y con ello sus inversiones.

Las dudas comenzaron desde que se modificó el esquema de abasto para el sector público en una guerra abierta a las distribuidoras como Fármacos de Antonio Pérez Fayad que ya hasta desapareció.

Además desde enero se ajustó la Ley de Adquisiciones para comprar por asignación directa, y peor aún importar por parte de Salud de Jorge Alcocer, medicamentos con o sin registro sanitario.

El accionar lo detonó la escasez del metotrexato, esencial para el tratamiento de cáncer infantil por problemas de la tapatía Pisa de Carlos Álvarez Bermejillo.

Recientemente AMLO informó que ya se prepara la importación de medicinas por 60,000 mdp, que es el 80% de lo que requiere el gobierno.

La respuesta no se hizo esperar. El fin de semana la industria reaccionó con una carta abierta en la que por primera vez se sumaron Canifarma de Patricia Faci, AMIIF de Ana Longoria, Anafam de Cecilia Bravo y Amelaf de Juan de Villafranca.

La importación masiva modificará los planes de negocio de esa industria conformada por más de un centenar de firmas, de las cuales 50 son multinacionales. Muchas de estas últimas están acostumbradas al populismo y las decisiones que hay en los países emergentes, pero más allá, la importación significará un golpe al 30% del negocio, máxime cuando el otro 70% que es el mercado privado, salvo productos específicos ligados a la pandemia, no la pasará nada bien por la caída del poder de compra.

En el desplegado se hace ver que “las compras discrecionales en el extranjero” no resolverán el desabasto, ya que éste se ocasionó por la falta de planeación y transparencia de los procesos de adquisición.

Se alerta el riesgo de “perder soberanía sanitaria” y el daño para la industria establecida aquí.

Por si fuera poco, es conocida una iniciativa del diputado Mario Delgado para cambiar el artículo 1 de la Ley de Adquisiciones del gobierno y prescindir de las licitaciones públicas para reforzar las asignaciones directas a fin de que México acceda a la proveeduría ligada a organismos internacionales. Se presentó a mediados de junio, no ha caminado, pero podría ser parte de un nuevo andamiaje que lastimará más al rubro farmacéutico. De ahí la alarma.

Huracanes y agro sin seguros en Sader

Con los huracanes encima ahora resulta que por la austeridad se canceló la partida para seguros catastróficos en el presupuesto de Sader de Víctor Villalobos. Eran unos 2,000 mdp. Ya se han presentado incidentes en Yucatán y en Querétaro con consecuencias para muchos agricultores. También había descuentos en primas con Financiera Rural de Baldemar Hernández o FIRA de Jesús Elizondo que igual desaparecieron. Lo lamentable es que en EU esos apoyos son moneda común.

Ary Naim del IFC se va de México el 30

Ary Naim mandamás del IFC, filial del Banco Mundial orientada a apoyar al sector privado, dejará su posición el 30 de julio. Va a ocupar nuevas responsabilidades en esa institución. El ingeniero nacido en Marsella estaba aquí desde 2015 y fue pieza clave en muchas inversiones.

Lala crece y desafío por venir

La leche se ha visto favorecida por el confinamiento.

Ayer 20 de julio, Lala de Eduardo Tricio dio a conocer que sus ventas al segundo trimestre tuvieron un brinco en México del 6.71 por ciento. Claro que lo difícil está por venir.

Del Mazo ayer 20 de julio, con Rassini

Ayer estuvo en Xalostoc el gobernador del Edomex Alfredo del Mazo en la planta de suspensiones de Rassini que comanda Eugenio Madero. Se constató el reinicio de operaciones seguras. Lo acompañaron Enrique Jacob, secretario Económico y Luis Fernando Vilchis, alcalde de Ecatepec.

Alberto Aguilar

Periodista y Economista

Nombres, Nombres y... Nombres

Periodista y economista. 40 años de carrera. Fundador de Don Dinero.