Con la mirada puesta en Los Pinos, los priístas del Estado de México se debaten entre la unidad y la ruptura, entre el continuismo o el relevo generacional. Entre el Grupo Atla­comulco y los Golden Boys.

Ambos bandos estarían disputando la candidatura del tricolor a la gubernatura de la entidad que ahora gobierna Enrique Peña Nieto. La sucesión –todos coinciden– arrancará hasta después de que el Mandatario rinda su Quinto Informe de Gobierno, el próximo 20 de septiembre.

En la primera línea de esta contienda intrapriísta están Ernesto Nemer Álvarez, actual líder de la mayoría priísta en el Congreso del Estado de México, y Luis Videgaray Caso, presidente de la Comisión de Presupuesto en San Lázaro. Dos políticos con carrera propia y fuertes vínculos con Peña Nieto, pero de orígenes y ocupaciones muy distintas.

Nemer Álvarez inició su carrera política al amparo de Emilio Chuayffet Chemor, de quien fue secretario particular mientras estuvo al frente del gobierno del Estado de México (1993-1995) y la Secretaría de Gobernación federal (1995-1997). Antes de llegar al Congreso, fue secretario de Desarrollo Social.

Videgaray Caso, en cambio, estudió economía en el ITAM y pertenece a una élite que se prepara para gobernar México, a la que también pertenecen, entre muchos otros, el actual secretario de Hacienda, Ernesto Cordero y el coordinador de asesores de la Presidencia, Antonio Vivanco. Es uno de los discípulos más destacados de Pedro Aspe, con quien trabajó en Protego, la consultora del exfuncionario salinista.

Pero no todo es política, entre la fuerza mexiquense . Una historia reciente así lo comprueba. Resulta que Videgaray Caso había consultado con el personal de la oficina del gobernador Peña Nieto si tendría una fecha disponible, entre marzo y abril. Quería asegurar que su exjefe –fue Secretario de Finanzas del gobierno estatal– estuviera presente en la fiesta que ofrecería, después de la primera comunión de su primogénita.

Después de las vacaciones de Semana Santa , le respondieron. El segundo sábado de abril, completaron más adelante. Así pues, el legislador y su esposa se abocaron a preparar el banquete, al que Peña Nieto y su actual pareja, la actriz Angélica Rivera serían invitados de honor no obstante que entre ambas mujeres ha habido una relación ríspida. Belicosa.

Todo estaba listo. Se giraron las invitaciones. La catedral estaba apartada pero tres días antes de la fiesta, llegó una llamada de la oficina de Peña Nieto, disculpándolo. No podría acompañar a su amigo en tan importante ocasión.

El mismo sábado que Videgaray Caso daba su fiesta, Angélica Rivera ofrecía otra, para celebrar la primera comunión de Fernanda, la menor de las hijas que tuvo con Jorge Alberto El Güero Castro. El padrino fue Enrique Peña Nieto.

A esa fiesta sí se presentó el Gobernador mexiquense. En la lista de invitados, la mayoría eran actores, productores y cantantes de Televisa. En la mesa de honor; sin embargo, llamó la atención la presencia de dos personajes cercanísimos a la pareja Peña-Rivera: el empresario Juan Armando Hinojosa –propietario de la constructora Teya, a quien le apodan El Rey Midas en territorio mexiquense– y el diputado Ernesto Némer Álvarez.

Ya se sabía que Rivera tiene un control casi absoluto sobre la agenda social del Mandatario mexiquense. Al grado de que en el último cumpleaños de Peña Nieto hubo dos fiestas: una para la clase política y los aliados. Y otra, para el elenco de El Canal de las Estrellas.

EFECTOS SECUNDARIOS

RECETA SECRETA. Para competir con el PRI por la gubernatura del Estado de México en el 2011, los partidos que integran el Díalogo de las Izquierdas –PRD, PT y Convergencia– están dispuestos a aliarse con el PAN, si y sólo si el blanquiazul acepta que el candidato tenga un perfil ciudadano y no pertenezca a la partidocracia, definió el exdiputado Emilio Ulloa, integrante de la directiva nacional del partido naranja.

REAPARECIDO. Después de casi ¡cuatro meses! de no presentarse en la sede nacional de Nueva Alianza, Jorge Kahwagi se dejó ver ayer por ese inmueble de la colonia Roma Norte. Ya se ha consignado su récord de inasistencias a la Cámara de Diputados –también ostenta el cargo de Diputado federal–: todas, al segundo periodo ordinario de sesiones, en la LXI Legislatura. Lo que quedó claro es que sus ausencias están justificadas: el boxeador y exBig Brother va saliendo de un complicado proceso posoperatorio.

ESCÁNDALO. ¿Quién ocupará el primer lugar de la lista de candidatos plurinominales que registró el PT en Oaxaca? Flavio Sosa Villavicencio, la figura pública más visible de la comandancia perdón, de la dirigencia de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), que en el verano del 2006 sitió a la capital de aquella entidad, para exigir la destitución del gobernador Ulises Ruiz. El líder social –quien en aquellos años era militante de la corriente Nueva Izquierda, del PRD– estuvo en la cárcel.