El pasado jueves el gigante de las telecomunicaciones, Comcast retiró su oferta para adquirir el consorcio del magnate australiano Rupert Murdoch, 21st Century Fox, cediendo así el paso a Disney. Con esta maniobra, Comcast optó por una estrategia de menor riesgo, que le permitirá robustecer su postura para adquirir SKY en Europa, por cerca de 50,000 millones de dólares. Si bien tener el control de Fox tenía mucho sentido para Comcast, es posible que el fuerte apalancamiento que la empresa tiene, sea parte de la razón que obligó a la empresa a bajarse de la puja.

La batalla por la adquisición de Fox librada entre Comcast y Disney durante los últimos meses logró beneficiar a Murdoch y su grupo accionario aumentando el precio de la empresa en 20,000 millones de dólares y dejar pasmados a analistas que hasta hace meses se mostraban escépticos ante la posible adquisición de Disney y Fox por cuestiones regulatorias.

Finalmente, el músculo de Disney encabezado por Bob Iger, dejó en claro la importancia que este tipo de fusiones tienen en la actualidad e incluso manda señales sobre la relevancia de integrar la producción de contenido y los medios a nivel mundial. La aparición y evidente amenaza de competidores digitales como Netflix o Amazon han forzado a medios tradicionales a buscar nuevos frentes para competir y permanecer en el mercado. Los presupuestos que OTT como Netflix están dedicando a producción de contenido nuevo han llegado a niveles que en efecto preocupan a las productoras tradicionales.

Por otra parte, las rivalidades entre los dos titanes aún persiste en Europa donde, una vez más Fox es dueña de 39% de las acciones de SKY. Tanto Comcast como Disney han estado luchando por adquirir este paquete accionario más el restante de 61% en manos de otros inversionistas. Ahora, Fox cuenta con el apoyo de Disney y Comcast cuenta con la liquidez que le brindó retirar su oferta por Fox. El episodio del segundo semestre del año será ver si Disney y Fox mantienen su interés por adquirir 61% de SKY o deciden vender a Comcast, cediendo así un importante operador en Europa.

Hablando de contenido digital

Televisa Deportes registró números históricos en consumo de sus contenidos e impuso nuevos récords, al contar con los derechos exclusivos para transmitir los partidos y resúmenes de los partidos del Mundial de Futbol de Rusia en plataformas digitales.

Del 13 de junio al 15 de julio, los portales TelevisaDeportes.com y las estrellas, en donde se podía disfrutar los partidos en vivo y de los análisis y goles de los encuentros, registraron 22.6 millones de usuarios y 33.1 millones de reproducciones.

El consumo de streaming en estas plataformas impuso récords, como fue el caso del partido de la Selección de México contra la de Suecia, que se ubicó como el evento deportivo en vivo más visto en la historia, con 2.6 millones de usuarios, seguido del de México contra Brasil, con 2.4 millones.

El promedio de usuarios que sintonizaron vía streaming los partidos de México por las plataformas digitales de Televisa, llegó a 1.9 millones, cifra que superó por un margen de 202% a lo registrado en el Mundial de Brasil hace cuatro años.

El consumo de videos de Televisa Deportes en redes sociales como YouTube, Facebook, Instagram y Twitter, alcanzó más de 14.1 millones de interacciones.

Los contenidos mundialistas de las cuentas oficiales de Televisa fueron reproducidos 292 millones de ocasiones, es decir, en YouTube 150 millones de reproducciones, en Facebook/Instagram 120 millones y en Twitter 22 millones de reproducciones.

El desempeño de la aplicación de Televisa Deportes para celulares y tabletas registró en 30 días poco más de 1 millón de descargas.

Toda proporción guardada, este tipo de resultados nos muestra la relevancia de los contenidos digitales también en el ámbito de los deportes, donde Disney ya cuenta con una de las plataformas más valiosas del mundo, ESPN.

[email protected]

Antonio Aja

Columnista

Showbiz