No estuvo mal. El alza del número de trabajadores permanentes y eventuales urbanos afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en el 2011 fue mayor que en el 2010.

Si la base del cálculo es el promedio enero-diciembre, el incremento pasó de 521,428 a 623,379 trabajadores. Este fenómeno ocurrió en 19 entidades federativas. Únicamente en seis de ellas el nivel promedio en el 2011 no sobrepasó al observado en el 2008: cuatro son fronterizas (Baja California, Baja California Sur, Chihuahua y Tamaulipas) y en dos (Guerrero y Quintana Roo) el turismo es una actividad predominante.

Esto último no debe extrañar. El empleo conjunto en las actividades relacionadas con el turismo (servicios de alojamiento temporal, transporte de pasajeros, servicios de agencias de gestión aduanal, de viajes y turísticas, transporte aéreo, servicios de alquiler o renta de automóviles, y servicio de alquiler de aeronaves y transportes acuáticos) aumentó el año pasado muy por debajo del promedio de todas las actividades económicas.

Las variaciones anuales del total nacional fueron 3.8% en el 2010 y 4.3% en el 2011. Sólo en Guerrero fueron negativas en ambos años. En Querétaro fueron 8.9 y 9.3%, las más altas de nuestro país.

En otras entidades el cambio fue enorme: Hidalgo (de 2.6 a 7.6%), Campeche (de -0.1 a 5.5%), Baja California Sur (de -1.6 a 2.4%), Distrito Federal (de 1.3 a 4.5%), San Luis Potosí (de 4.2 a 6.5%) y Tabasco (de 3.6 a 5.6 por ciento).

Dos estados norteños perdieron dinamismo: Chihuahua (de 5.6 a 2.8%) y Tamaulipas (de 2.8 a 0.6%); pero Nuevo León, con todo y sus problemas de seguridad pública, creció (5.4 y 5.2%) por arriba de la media nacional y, en particular, del Estado de México (4.2 y 4.6%), el Distrito Federal, Jalisco (3.4 y 4%) y Baja California (3.7 y 3.6 por ciento).

Según el Reporte sobre las economías regionales difundido por el Banco de México el 8 de diciembre pasado, En el tercer trimestre del 2011 las economías regionales continuaron expandiéndose. Las economías del centro y sur del país se expandieron a un ritmo mayor que el observado en el trimestre previo, impulsadas principalmente por la demanda interna. En el norte y el centro norte el crecimiento exhibió cierta moderación, lo que se asocia, principalmente, con el comportamiento de la demanda externa .

Los avances son innegables. Pero más de un analista podría estar preocupado porque la tasa de crecimiento anual del número de trabajadores registrados por el IMSS bajó de 5.3% en diciembre del 2010 a 4.0% un año después. Esto ha ocurrido en 23 entidades (entre ellas Distrito Federal, Jalisco, México y Nuevo León).

Con base en la información disponible (que va del 2000 al 2011), conviene recordar que la variación anual (diciembre-diciembre) del indicador analizado solamente en el 2006 fue mayor que en el 2011 y en el 2007 fue 3.9 por ciento.

Por tanto, en comparación con nuestra experiencia en el 2000-2011 (1.9% anual), el dato de diciembre del 2011 o el pronóstico de los economistas del sector privado para el 2012 no representan una catástrofe.

Según la encuesta del Banco de México, difundida en diciembre pasado, el incremento esperado para el 2012 del número de trabajadores asegurados es de 559,000, lo que representa 3.7% más que en el 2011.

Solamente en cuatro de los 11 años más recientes la variación ha sido mayor que 3.7 por ciento.

Así están las cifras.

fnunez@eleconomista.com.mx