La escalabilidad de la Agenda 2030 permite percibir problemáticas locales con lentes globales.

El mundo entero, en un momento histórico, integra esfuerzos para alcanzar los 17 ODS en la Nueva Agenda 2030 propuesta por la ONU. El papel de las empresas es clave, ya que ellas son quienes desarrollan tecnologías, oportunidades y recursos, a favor del Desarrollo Sostenible Global.

A través del Pacto Mundial de las Naciones Unidas y sus 10 principios, es la forma más natural en que las empresas pueden alinear sus propios objetivos estratégicos con los objetivos globales, esto además de contribuir directamente al desarrollo del planeta presenta para el sector empresarial una oportunidad sin precedentes para capitalizar esta nueva forma de operar.

Para trazar las prioridades del sector empresarial mexicano en esta agenda, el Pacto Mundial llevó a cabo la Arquitectura Post 2015 del Compromiso Empresarial con las organizaciones adheridas a la Red y junto con el Centro Idearse de la Universidad Anáhuac identificaron las siguientes cinco prioridades:

Educación de calidad: no es responsabilidad única del gobierno, sino de la sociedad en general, es indispensable contar con una población formada para llevar al país a donde se plantea, no se puede hablar de una empresa exitosa sin una sociedad exitosa y su base se fundamenta en la educación.

Igualdad de género: la tasa de participación económica de las mujeres es de sólo 43%, es decir que sólo cuatro de cada 10 mexicanas en edad de trabajar tiene empleo. México no puede desaprovechar ese talento, el empoderamiento de la mujer en la empresa mexicana es fundamental para lograr una economía sostenible.

Agua limpia y saneamiento: la industria es el principal consumidor de agua y existen suficientes normativas nacionales, sin embargo, no son del todo supervisadas dejándolas en una aplicación voluntaria, es urgente asegurar la correcta aplicación de estas normas en la operación empresarial mexicana para garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible, así como su saneamiento.

Energía asequible y no contaminante: Las empresas mexicanas con las nuevas reformas energéticas viven un momento decisivo para disminuir sus emisiones de bióxido de carbono, a diferencia del control de agua ya se cuentan con incentivos económicos para regular el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos.

Paz, justicia e instituciones sólidas: es necesario percibir a las empresas como constructoras de paz a través de las oportunidades que sus operaciones disponen en favor de la sociedad. Esto permitirá desarrollar sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar el acceso a la justicia para todos y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles

Sin duda los 17 objetivos de Desarrollo Sostenible son importantes, pero para lograrlos es necesario fijar aquellas prioridades que, al trabajar en ellas, por sí mismas afectarán positivamente los otros objetivos, todos relacionados. La Agenda 2030 fue construida para aplicarse bottom up, es decir, empezando a trabajar en lo local para impactar globalmente.

* Coordinador del Pacto Mundial en México.

witter: @PactoMundialMex