Buenos días, buenas tardes, buenas noches. Un placer saludarte en los tiempos de lo presente y venidero. Vamos al tema, y partamos con un cliché que se ha quedado de momento en condición de irrelevante. Se dice que la demanda tiende a infinito y la tierra arable del mundo no es expandible

Esa condición ha obligado al mundo a estar en producción incremental, al menos el lado productivo que ha crecido en capacidades productivas gracias a biotecnología y capacidades mejoradas en el campo; sin embargo, de momento la demanda se detiene y nos deja con una inercia de producción que no se ha detenido.

Te podrás imaginar que las teorías conspiracionales sobre la destrucción de la demanda son múltiples y van desde los efectos colaterales de la guerra comercial entre norteamericanos y chinos, la baja en precios que ha detenido la acción de precios con los compradores o tal vez la perdida de producción porcina en China producto de la fiebre porcina africana, sea cual sea la causa, la realidad es que la demanda activa por granos y oleaginosas ha entrado en una pausa y eso está obligando a que los inventarios se empiecen a acumular.

La siguiente dimensión habla de que la solución a los precios bajos es precisamente eso, precios bajos, y me parece que aún no hemos precios suficientemente bajos como para despertar demanda incremental.

Tal vez eso se debe a que la cadena de suministro está cambiando, tal vez el efecto aletargado de estos mercados tan llenos de inventarios en maíz trigo y soya hace que la baja volatilidad nos deje expuestos sólo a los posicionamientos de los especuladores que han decidido vender y vender sin complejos, digamos que para darte una idea en este momento los especuladores del managed money según clasificación de la CFTC norteamericana registra que en granos y oleaginosas deben estar vendidos cerca de 63.5 millones de toneladas, de las cuales 34.3 millones corresponden a maíz.

La apuesta está clara y los especuladores han sido los vendedores en este mercado, mientras que los vendedores naturales que son los agricultores han quedado en líneas laterales pues el precio no les gusta... imagina lo que pasará con el precio si por una u otra razón el agricultor es forzado a vender o, de lo contrario, si el especulador es forzado a comprar.

El monitoreo constante es justamente ver o tratar de anticipar qué hará que suceda una cosa u otra y eso definitivamente no es sencillo, más aún, es casi trágico pues el precio nunca es el enfoque y termina siendo el verdugo.

Dejemos lo anterior así de momento y vayamos al momento, pues si decimos que el mercado está siendo operado por especuladores y algoritmos, es porque estamos operando el momento y eso está lleno de chismes, rumores, dimes y diretes. Muchos de ellos publicados en Twitter y me imagino que ya sabes a quien me refiero, el juego no termina aquí.

Si recuerdas, hablé de mucha producción en el mundo y en este momento se cosecha fuerte en Sudamérica, Argentina viene con producciones enormes, los argentinos estarán en capacidad de exportar más de 30 millones de toneladas, al igual que Brasil, arrancando su curva de embarques en julio y empalmando en noviembre con la participación norteamericana, encima de ello, tenemos aún el remanente exportable de Ucrania que lógicamente tiene su impacto en el mercado, y llegado su momento el aporte norteamericano llegado el otoño.

Norteamérica, qué tema, lluvias constantes, temperaturas frígidas, exceso de nieve y la incapacidad temporal del agricultor por sembrar pronto, estas realidades me parece que suenan fuerte pero el mercado aún no las incorpora al precio, hay preocupación, pero poca acción, y ¿por qué? Bueno, pues, porque el mundo sabe que producto hay y que en realidad se puede sembrar menos maíz y quedaría bien la cosa.

Mientras tanto, en México la presión crece y el campo pide certeza para comercializar, la administración en turno hace lo que puede y el mercado no ayuda, no ayuda en absoluto. Este tema será uno de alto interés, más aún, de alto impacto y ahí es donde la cadena de suministro inteligente debe actuar y hacerlo pronto.

Sigamos viendo lo que pasa, sigamos adelantando escenarios varios, pero no dejemos de cubrir márgenes, éstos son mercados nuevos y visiones diferentes, no pierdas oportunidad de administrar riesgos prudentemente.

Ánimo.

[email protected]