El valor del negocio de los periódicos en México cayó 12% en 2020 a causa de la disrupción de la economía y de la modificación de hábitos de consumo de contenidos provocados por la pandemia. El sector consiguió ingresos por 23,287 millones de dólares, 3,000 millones menos que lo registrado en 2019. El canal digital aportó sólo 5 de cada 100 pesos de los ingresos totales.

Los periódicos vivieron un año difícil, como casi todos los sectores de la industria de entretenimiento y medios en 2020. La circulación de los periódicos impresos cayó 10%. La publicidad impresa, 21%. Se entiende en un mundo que decidió quedarse en casa y evitar lo máximo posible el contacto con otras personas en la vía pública por temor a los contagios de la nueva enfermedad de coronavirus.

Los datos corresponden al Global Entertainment & Media Outlook 2021–2025 de la consultora PwC México, el estudio anual más completo sobre el valor de la industria de entretenimiento y medios.

PwC México es una de las cuatro mayores firmas de auditoría y servicios profesionales del mundo (las otras son EY, KPMG y Deloitte). Entre sus servicios se encuentra la consultoría en distintas áreas de negocio y servicios de verificación de audiencias.

Los únicos segmentos del negocio de los periódicos que registraron crecimientos fueron el de circulación digital, que incluye el pago de los consumidores por acceder a contenido en línea, y el de la publicidad digital. Pero bien dice el refrán que una flor no hace primavera: sumados, los ingresos digitales apenas significaron 5% del valor total del negocio en la industria.

Las grandes fuentes de ingresos siguen siendo la publicidad impresa (19%) y, sobre todo, la circulación del periódico de papel (76%).

A pesar de los números rojos del Excel, está claro que el futuro de los periódicos en México sigue siendo de papel, alimentado por las ventas directas a los lectores. Es un futuro que seguirá dependiendo de los ingresos por las ventas en los puestos de periódicos y revistas y de suscripciones a la edición impresa.

A la pata digital de los periódicos le tomará por lo menos tres decenios alcanzar el valor que genera el papel si mantiene el mismo ritmo de expansión. Los ingresos de canales digitales no crecen sustancialmente; el dinero digital prefiere otros sectores para circular y acrecentar valor.

El negocio tradicional de los periódicos ofrece incentivos para consumidores y anunciantes. Los periódicos ganan más por la circulación de su producto de papel que por la publicidad impresa o digital, en una proporción de 4 a 1. Es una confirmación de que el periódico de papel satisface necesidades informativas a sus comunidades más próximas.

Es cierto: la publicidad impresa forma un pastel que se achica desde 2014. Desde ese año, la inversión publicitaria en periódicos se constriñe a una tasa promedio anual de 8%. La circulación de los periódicos impresos alcanzó la cima en 2015 y entonces comenzó a declinar a una tasa promedio anual de 2%.

El obituario de los periódicos de papel en México se ha escrito cientos de veces en los recientes 25 años, motivado por muchas causas, como el nacimiento y fortalecimiento de la economía digital y las migraciones de los consumidores a las pantallas conectadas a internet. Pero lo que los números nos muestran cada año es que el negocio tradicional se sostiene, más chico, pero vivo.

José Soto Galindo

Editor de El Economista en línea

Economicón

Periodista. Desde 2010 edita la versión digital de El Economista en la Ciudad de México. Maestro en Transparencia y Protección de Datos Personales por la Universidad de Guadalajara. Tiene especialización en derecho de las telecomunicaciones y las tecnologías de la información. Su blog personal es Economicón.

Lee más de este autor