Esta es una colaboración más loca que de costumbre, ya que voy a hablar de un bicho que no es un bicho, de un ente que casi no es un ente y que no está vivo, pero tampoco muerto, que no sabemos bien a bien de donde salió, ni si existía o no antes de su debut, si se escapó, si fue creado o se mudó (quien sabe cómo) a nuestra especie. El dicho bicho para acabarla de amolar es invisible al ojo humano, pero sabemos que existe, aunque no se vea, y que es prácticamente omnipresente. Me refiero a que está o puede estar en todos lados, aparte es invulnerable y tiene superpoderes que nos aniquilan, ni siquiera hemos logrado saber como podemos destruirlo, medio sabemos como prevenirlo, pero bien a bien no tenemos aún idea de como nos deshacemos de él. Está muy cañón.

En fin, hasta hoy es un enigma indescifrable, creo. Lo único que sabemos es que es malo, malísimo para los seres humanos y que desafortunadamente ha matado a millones y ha cambiado totalmente nuestra forma de vida. Claro me refiero a la Covid-19.

Parece un ser salido de la mente de un escritor muy imaginativo de ciencia ficción, o de un comic de Marvel o de perdida de una película de terror de bajo presupuesto. Lo grave es que aquí está entre nosotros y que todo lo que digo en el fondo no es más que una demostración del miedo que le tenemos.

El Covid-19 es simplemente un trozo de proteínas altamente organizado (en forma de ARN o ADN) que necesitan imperiosamente de una célula para vivir. Mientras esto sucede el virus si existe, pero no está vivo (pero tampoco muerto) ni puede reproducirse. Podríamos decir, es una especie de protovida que se maneja en un limbo zombie. Aterrador.

Ya que el bicho se mete en una célula, su lujuria no tiene límite y se reproduce y crea entre 10 mil y 100 mil copias de sí mismo. Y cada uno de estos replicantes produce a su vez entre 10 mil y 100 mil copias más, ¡cada uno! Rápidamente invaden todo nuestro organismo y se van apoderando de nosotros hasta que finalmente sobrevivimos o sucumbimos ante este muy poderoso enemigo. 

Mientras escribo esta historia alucinante aún hay en el mundo y en nuestro país, cientos de miles de personas que están padeciendo este flagelo y por más que los más notables científicos de todo el mundo han tratado de encontrar una cura para la enfermedad que este ser invisible nos produce, todavía no la han encontrado. Hoy podemos prevenirlo con las vacunas, no curarlo.

Mas de un año después de comenzar la enfermedad, con una situación económica tambaleante por el bicho y por la mala gestión de la pandemia en México, para la ciencia y la tecnología existen muchas incógnitas que resolver sobre el desconocido bicho y sus consecuencias. Sí, se desarrollaron vacunas en un tiempo record, pero bien a bien no sabemos cuanto tiempo nos protegen ni como eliminar al virus, ni tampoco que secuelas deja ni por cuanto tiempo nuestros organismos pueden quedar afectados de una u otra manera. En fin, no se ha logrado desarrollar un medicamento eficiente que solucione a fondo la diversidad de afectaciones que produce en nuestros cuerpos. 

Muchos científicos del mundo han dicho, desde hace muchos años, que el fin de la humanidad podría darse por la llegada de un enemigo viral, aún peor que este, que diezme (como lo esta haciendo ahora) a la humanidad de una manera total.

La labor de los investigadores, científicos y técnicos del mundo debe ser apoyada y privilegiada por los gobiernos del planeta para poder como especie seguir adelante. Espero que en México esto se escuche fuerte y claro y ya no se recurra a la superstición para evadir el problema. 

Hace 65 millones de años los dinosaurios reinaban en la tierra y hoy, a pesar de su aparente poderío, ya no están. Recordémoslo. 

Con todas las herramientas que hemos sido capaces de desarrollar gracias a nuestros evolucionados cerebros tenemos que ser capaces de avanzar y luchar ante lo inasible para garantizar que nosotros, sapiens que nos damos cuenta de casi todo, no dejemos de estar. Ojalá.

Tere Vale

Psicóloga

Columna invitada

Psicóloga, conductora, escritora, comentarista de Grupo Fórmula.

Lee más de este autor