Sin lugar a dudas el 2016 es el año de las redes sociales. Los memes, videos, fotos y mensajes instantáneos son ya parte del lenguaje cotidiano del mundo.

En México las ladies y los lores tienen igual o más repercusión que las notas en los medios de comunicación tradicionales. El trending topic sustituye al dios rating, las vacas sagradas de la comunicación como López Dóriga, Adela Micha y Brozo fueron despedidos.

Electoralmente el año estuvo marcado por el desplome del PRD, la caída del PRI, el repunte de PAN y Morena así como por el pleito entre Margarita Zavala y el ex joven maravilla, Ricardo Anaya. Y no menos importante resultó la farsa montada por Miguel Ángel Mancera con el constituyente de la Ciudad de México.

En materia de seguridad pública se registró la recaptura del Chapo, el despunte de la violencia durante la gestión de Peña Nieto, siendo este año el que registra más homicidios. También se cumplen 10 años de la fallida decisión del Felipe Calderón de sacar el Ejército a las calles.

Los derechos humanos siguen siendo una tarea pendiente desde Ayotzinapa hasta las recurrentes violaciones de derechos humanos relacionadas con las tareas de seguridad pública.

Socialmente sobresale el activismo de los grupos conservadores en contra de la iniciativa de matrimonio igualitario del presidente Peña así como el empuje de las organizaciones de la sociedad civil y la de Coparmex para impulsar las reformas anticorrupción.

En lo político el gobierno peñista perdió rumbo, a pesar de la reconfiguración del gabinete, donde sacrificó al más importante de los secretarios. También sobresale la camada de gobernadores más corruptos en la historia reciente de nuestro país, muchos de ellos, con cuentas pendientes ante la justicia mexicana.

En el ámbito internacional sobresale la crisis humanitaria en Siria, ante la complacencia de la comunidad internacional, el impeachment en Brasil, el Brexit, el no en Colombia y, por supuesto, el triunfo de Donald Trump.

Ante el absurdo político, el negro panorama económico y la debacle de los medios tradicionales de comunicación, las redes sociales entronizaron temas y personajes como Ruby, Lady Wuu y una constelación de personajes receptáculos del humor social del mexicano.

Las redes sociales llegaron para quedarse. Medios de comunicación, políticos académicos e investigadores no logran descifrar el acertijo social que representa ese cúmulo de opinólogos, que abandonaron a los tradicionales líderes de comunicación.

Twitter: @ErosalesA