¿De verdad los inversionistas extranjeros desconfían de López Obrador? Entre enero y septiembre ingresaron 26,055 millones de dólares en Inversión Extranjera Directa. Esta cifra es una de las más altas de la última década, para un periodo similar. Sólo superado por el dato del 2013, cuando se registró la venta de Grupo Modelo a AB InBev.

La cifra constituye una sorpresa mayúscula. Implica un voto de confianza de los inversionistas extranjeros en México y en la 4T. Predomina la reinversión de empresas que ya operaban en territorio mexicano. Éstas suman 8,000 millones de dólares, cifra que no tiene precedente en las estadísticas de reinversiones. Para ponerlas en perspectiva, el promedio de reinversiones en la última década ronda los 12,000 millones de dólares. En el 2018 fue 12,508 millones de dólares.

¿Los extranjeros confían más en México que los inversionistas nacionales? La información estadística disponible nos permite afirmarlo. Entre enero y agosto la Inversión Fija Bruta registra una caída de 4.6 por ciento. Este dato incluye inversión extranjera, inversión privada nacional e inversión pública. Si la inversión extranjera ha crecido en ese periodo, la caída en el agregado se explica por la baja en la inversión nacional, privada y pública. En el caso del gobierno, el descenso se explica por el subejercicio. En la inversión privada nacional, imposible no mencionar la desconfianza de los capitanes de industria nacionales.

¿Dónde están invirtiendo los extranjeros? La secretaria de Economía, Graciela Márquez, destacó que hay 5,000 millones de dólares en la industria automotriz e hizo referencia a 580 millones, dedicados a algunos proyectos relacionados con el sector energético, petróleo y gas, además de refinación, Dos Bocas y la rehabilitación de las seis refinerías.

Los 26,055 millones de dólares son una gran cifra y hay que valorarla más, por ser un año donde la AMLOnomics destaca en estabilidad, pero queda a deber en crecimiento. Dicho lo anterior, viene la advertencia: cuidado con el optimismo desbocado. No son buenas las cifras en captación de inversiones nuevas. Los 7,203.6 millones de dólares de los tres primeros trimestres son 23% inferiores a los 9,452 millones del 2018 y también están por debajo de los 9,413 millones del 2017. Tiene que ver con un menor dinamismo de la inversión en el mundo. Quizá, también, con la curva de aprendizaje en la promoción en el extranjero o con el desmantelamiento del sistema de Proméxico. A manera de comparación, en los primeros nueve meses de Peña Nieto se captaron 16,618 millones de dólares.

Los 5,000 millones de inversión en automotriz denotan confianza en la solidez de la relación comercial con Estados Unidos, independientemente de lo que pase con el T-MEC, pero podrían ser parte de la última ola de grandes inversiones automotrices en México. Viene un cambio estructural y México deberá adaptarse al mismo.

Finalmente, los 580 millones de inversión extranjera en energía son muy poco, considerando el potencial que tiene México. El monto debería ser entre 10 y 20 veces mayor, si vemos lo que pasó en Brasil. 580 millones son mejores que nada, pero México tiene derecho a pensar en grande: 10,000 millones de dólares mínimo, sólo en sector energético. ¿Cuánto habría sin contrarreforma energética?

Luis Miguel González

Director General Editorial de El Economista

Caja Fuerte

Licenciado en Economía por la Universidad de Guadalajara. Estudió el Master de Periodismo en El País, en la Universidad Autónoma de Madrid en 1994, y una especialización en periodismo económico en la Universidad de Columbia en Nueva York. Ha sido reportero, editor de negocios y director editorial del diario PÚBLICO de Guadalajara, y ha trabajado en los periódicos Siglo 21 y Milenio.

Se ha especializado en periodismo económico y en periodismo de investigación, y ha realizado estancias profesionales en Cinco Días de Madrid y San Antonio Express News, de San Antonio, Texas.