Inconcebible que los niños con cáncer sigan sufriendo por falta de sus terapias. Si los padres se vuelven a movilizar no es porque les interese hacer ruido político ni algo parecido. Si sus hijos tuvieran tratamiento completo no tendrían motivo para reclamar.

Su enojo, indignación y desesperación es entendible por donde se le vea; médicos de hospitales públicos se vuelven a sumar a la causa aunque saben que ponen en riesgo su trabajo; en los medios se ha venido exponiendo el problema pero nada ha sido suficiente para presionar a la autoridad a que actúe de una vez por todas.

La solución no está en seguir buscando oncológicos por el mundo; es sabido que el desabasto de fármacos genéricos es mundial. No se trata de que el supercanciller Marcelo Ebrard salga de compras buscando país por país dónde encontrar oncológicos. Ya debieron haber entendido que este sector no funciona así.

China e India, principales proveedores de materia prima para fabricar genéricos, desde hace meses dieron la orden de cerrar fronteras para no vender al exterior y darle prioridad a su población.

En México contamos con capacidad instalada para producir fármacos y específicamente los cinco ó seis oncológicos básicos que hacen tanta falta. Eso es una enorme ventaja que pocos países pueden decir.

Pero resulta que hace exactamente un año el regulador sanitario José Novelo decidió cerrarle a Pisa su planta de oncológicos y se ha tomado con tal calma el asunto que es la hora que no ha podido reactivarla. Seguramente Novelo dirá que es culpa de la empresa, pero ahora sí es nula su credibilidad. Tuvo un año para poner orden y no lo hizo.

Hay comunicados publicados en agosto y septiembre donde Cofepris aseguraba que había todo para abastecer de metotrexato y otros oncólogicos comunes, que cinco empresas iban a importar 35 millones de dosis suficientes para el 2020; hoy sabemos que fue mentira.

La solución la tienen las autoridades enfrente. Es inconcebible que teniendo en México uno de los tres principales productores de oncológicos del continente americano (Brasil y Argentina son los otros), sigamos buscando afuera sin resultado mientras los pacientes con cáncer -niños y adultos- lleven meses y meses sufriendo intermitencia en sus tratamientos, poniendo su vida en grave peligro.

El asunto se vio eclipsado por el coronavirus pero ahora con todo y pandemia ya es inocultable; no pueden salir a marchar pero están encontrando la manera de manifestarse y se les tiene que escuchar.

Una cosa es clara: hay un responsable de que no haya oncológicos en México y se llama José Novelo, el pediatra convertido en regulador sanitario que desde hace un año decidió cerrar la única planta nacional productora de oncológicos y no le ha dado celeridad para que se reactiven ante la absoluta urgencia que tienen los pacientes por contar con sus tratamientos.

Hoy la Cofepris en vez de cumplir su función de proteger contra riesgos sanitarios, con su negligente omisión más bien los está provocando, y viendo la realidad de los pacientes con cáncer eso raya ya en lo criminal. Esa omisión se extiende a la Secretaría de Salud que lleva el doctor Jorge Alcocer porque no hace nada para presionar al regulador a que permita de una vez por todas reactivar la produccion de oncológicos en México.

Por desaparecer la subsecretaría de Laurell

Nos enteramos que entre las subsecretarías que desaparecerán, como lo anunció hace semanas el presidente López Obrador, estará la de Integración y Desarrollo del Sector Salud. Eso refleja que Asa Cristina Laurell, quien fuera su secretaria de Salud cuando gobernó la Ciudad de México, dejó desde hace rato de hablarle al oído. Y hoy otro ocupa su lugar...

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.