La tasa de desempleo formal en México cerró en 4.6% en el último trimestre de 2020, 1.2% mayor que en 2019. La pandemia destruyó 360,105 empleos en España durante 2020 y en el mismo periodo las prejubilaciones de funcionarios se incrementaron en 26%. Seguramente ha ocurrido lo mismo en muchos otros países. Según datos de 2017, casi 150,000 personas morían cada día en todo el mundo. A causa del Covid se han perdido más de 21.5 millones de vidas. México es el segundo país con más migración del orbe con casi 12 millones en 2019, que representan 9.3% de su población total. Si buscamos “reinvención laboral” en Google, este arroja 452,000 resultados.

Es un periodo de cambios colosales, es decir, de puntos finales. Pero mientras no se trate de la propia muerte, a todo punto final siempre le sigue una letra mayúscula ya sea en un nuevo párrafo, capítulo o nuevo libro.

Hagamos que ese breve silencio sea útil como cuando tomamos aire al leer en voz alta o como reflexionamos el cierre del párrafo o capítulo cuando es una lectura personal. Hay cuatro etapas para transitar este periodo: la pausa, el análisis, la planeación y dar el paso.

La pausa consiste en, literalmente, tomar aire. Se trata de reconocer los sentimientos que se experimentan sin juicio de valor, sólo con aceptación. Algunos buenos detonadores son meditar, hacer yoga, correr, nadar, escribir, rezar o contemplar la belleza. Siendo altamente recomendable contar con compañía o guía profesional como terapia psico-emocional o tanatología. El elemento clave es darse tiempo y espacio para asimilar en la mente y en el corazón.

Una vez asentada la experiencia, se procede a su análisis. Aquí el proceso tradicional de análisis FODA, ciclo de mejora, escenarios mejor-peor y el desarrollo de identidades profesionales alternativas toman forma. El objetivo es identificar lo aprendido de la experiencia, qué áreas de mejora se detectan y qué oportunidades se podrían presentar en la siguiente etapa. Realizar una línea del tiempo de los momentos clave en la vida, relacionados con la transición que se vive, puede ofrecer una perspectiva distinta y una interpretación más completa. Seguramente hay otros momentos semejantes o que han ofrecido preparación para esta situación. Echar mano de ellos es ser inteligente.

La visión práctica permite asumir que lo que pasó pasó y no hay vuelta atrás mientras recuerda que se cuenta con el poder de construir el mañana según mejor convenga. Se tiene la oportunidad de empoderamiento sobre el futuro. La tarea es soñar. ¿Cuál es la misión y la visión a construir de esta nueva empresa? ¿Cuáles son los objetivos centrales para los próximos años? Puede aplicarse a todo. Reconstruir las relaciones familiares sin un familiar clave. Establecerse en una nueva ciudad. Buscar un nuevo empleo o cambiar de profesión. Es fundamental esquematizar una ruta estratégica con acciones específicas para cada objetivo, fechas clave e indicadores de seguimiento.

Finalmente, todo punto cobra sentido cuando aparece la siguiente idea en forma de letra mayúscula. Elegir la adecuada y principiar de nuevo llena de inspiración y esperanza sólo si la pausa fue adecuadamente aprovechada.

El empleo se restablecerá. Las prejubilaciones dan paso a la incorporación de nuevas generaciones. También cada día llegan al mundo 372,960 bebés. Las familias se reconfiguran todo el tiempo y no dejan de ser familia por la pérdida o salida de un miembro. Los mexicanos fuera de México construyen hermandad y redes de seguridad inquebrantables generando ingresos por remesas de 39,500 millones de dólares en 2020 que mantienen a flote la economía nacional. Buscar “reinvención” en Google arroja poco menos de 3 millones de resultados.

Cuando la costumbre es ver cada tomo de inicio a fin puede desorientar toparse sólo con finales. Sin embargo, es posible echar mano de una visión estratégica y estructurada tanto si se trata de un camino personal, familiar, profesional o social. Si hay una época con muchos finales, eso sólo significa que viene una siguiente frondosa de inicios.

* Angélica Bucio es politóloga, administradora y comunicadora. Experta en comunicación estratégica organizacional y desarrollo de proyectos. Actualmente, consultora independiente en Madrid. Trabaja con consultoras de negocios y contribuye con soluciones para una sociedad más inteligente.

Twitter: @AngelicaBucioM