La crisis de salud que se vive en México es real, y no me refiero únicamente a la crisis generada por la pandemia del Covid-19, sino a la que millones de mexicanos se han tenido que enfrentar día con día desde que inició este Gobierno: el desabasto de medicamentos y las enormes carencias en los servicios de salud. En ese sentido, Tabasco ha sido uno de los estados más afectados por esta crisis, dejando a las personas de los sectores más vulnerables y a las que padecen de enfermedades graves como el cáncer, en el abandono y la indefensión. Si esto pasa en la tierra que vio nacer al presidente de la República, ¿qué esperanza tiene el resto del país?

Como Diputada Federal, procurar la salud de los mexicanos siempre ha sido una de mis prioridades. A lo largo de los últimos tres años he presentado varios exhortos e iniciativas orientadas a fortalecer los mecanismos de cuidado de la salud, la priorización de sectores vulnerables y el acceso a medicamentos; no obstante, para poder hacerlo primero se debe tener un sentido de la realidad, razón por la que también he presentado innumerables solicitudes de acceso a la información que den cuenta de estos hechos.

Recientemente, lo hice a las Secretarías de Salud, Finanzas y Administración e Innovación Gubernamental, así como al Instituto de Seguridad Social, todas del estado de Tabasco, para obtener la información relativa a los contratos, órdenes de pago y facturas que ampararan la adquisición de medicamentos contra el cáncer desde 2019 a la fecha. Para mi sorpresa, la respuesta fue más decepcionante de lo que pude haber imaginado, pues, en pocas palabras, me dieron a entender que ¡no hubo compra alguna de estas medicinas!

Realmente espero que haya una explicación, porque, insisto, Tabasco ha sido uno de los estados más afectados por la crisis de salud que se vive a nivel nacional. Según los últimos datos del Coneval, el número de personas con carencias en el acceso a servicios de salud aumentó casi 15% entre 2018 – 2020 y hoy la entidad está entre las primeras diez con el mayor número de personas que sufren este tipo de pobreza. Además, sobre el desabasto de medicamentos, recientemente el colectivo “Cero Desabasto” reveló que Tabasco es la entidad con el mayor número de quejas por desabasto de medicinas en los servicios estatales de salud, con casi 1,800 quejas presentadas en 2020, lo que representó un aumento de más de 100% en comparación con el año anterior.

Tristemente, esta crisis es real y debe ser un llamado de atención para que tomemos cartas en el asunto. Por eso, exhorto al Gobierno del Estado a que actué y, sobre todo, nos dé una explicación transparente sobre lo que está pasando.

El sistema de salud está, por mucho, sobrepasado, los centros de salud no tienen doctores, si hay una emergencia los hospitales públicos te piden que lleves los insumos, las exitosas campañas de vacunación han pasado a la historia, tenemos un secretario federal de salud inexistente, un vocero que sólo le interesa la política para quedar bien con el presidente, la falta de medicamentos es la constante en todo el país, y para colmo, un regreso a clases apresurado, ¿cuántas muertes más para que escuche el gobierno?

@PerezSoraya

Soraya Pérez

Economista

Entre Números

Expresidenta de la Federación de Colegios de Economistas de la República Mexicana A.C.

Lee más de este autor