Les llaman de muchas maneras: Generación Y, Echo Boomers y Generación Next, pero la denominación que ha generado más impacto es la de Millennials, para designar a la generación nacida entre 1982 y el 2002 que, como cada generación, tiene características que la distinguen de las precedentes. Antes de los Millennials, estaba la Generación X (1961- 1981), los Boomers (1943-1960) y la Generación Silenciosa (1925-1942). Cada una de ellas ha aportado nuevas formas de ver el mundo, de concebir el espacio, la responsabilidad social y formas de consumo.

Los Millennials han redefinido en muchas formas cómo nos relacionamos con la alimentación. ¿Cuáles son las características de los Millennials que se relacionan con su alimentación? (Claro, entendiendo que las generalizaciones no toman en cuenta las especificidades):

1. Se sienten especiales, por lo tanto, esperan alimentos hechos a la medida . La mayoría de los Millennials son hijos de la generación de Boomers que fueron planificados. En cierto sentido se sienten especiales. Prefieren por lo tanto, cualquier producto que sea customizable: un café o bebida que puedan ser adaptados al gusto de cada uno, agregando o quitando aliños, endulzantes, cremas, etc.

2. Se caracterizan por tener padres sobreprotectores, por lo que su sentido familiar o comunitario es más marcado. Son quienes definen en México el salir a comer fuera de casa como una actividad de pasatiempo y no como una actividad de necesidad.

3. Tienen mayor confianza en sí mismos que otras generaciones. Tienen la esperanza de lograr cambios positivos en una comunidad. Confían en que los grandes cambios vienen desde las acciones pequeñas. En la comida, esta característica se traduce en que son los Millennials los mayores consumidores de alimentos producidos localmente bajo formas de comercio justo.

4. Tienden a trabajar por objetivos y no se preocupan tanto por el camino. Prefieren tener una meta clara. Es en esta generación en donde los centros deportivos y de actividad física proliferaron como hongos así como el culto al cuerpo, ya no como el de un Adonis marcado de los 80, sino como un cuerpo magro y tonificado.

5. Están más abiertos al consejo de los adultos de la generación Boomers, al contrario de la Generación X. Reivindican incluso el pasado con cierta nostalgia y como algo mejor, por lo que sus gustos en la comida generalmente buscan remitirse a una autenticidad construida a partir de la nostalgia. Les gusta, además, descubrir y explorar nuevos sabores, entre más exóticos, mejor.

6. Representan el grueso de la población que se autodenomina como foodie. En la época de recesión en Estados Unidos, fueron quienes salvaron de quebrar a la industria de la restauración, ya que preferían gastar su sueldo en experiencias que en posesiones. Para los ellos, el conocimiento acerca de la comida o gastronomía representa el elemento que los sitúa en el quién es quién a partir de sus experiencias con la comida: a dónde ha ido, qué ha probado, qué sabe cocinar, cuánto ha viajado. De esta manera, la comida se convierte en una fuerte manera de acrecentar el capital social de una persona.

Los Millennials son una generación altamente motivada y las expectativas sobre ellos se acrecientan cuando son quienes presentan mayor conciencia ambiental y tolerancia a la diversidad cultural. Al mismo tiempo, son desconfiados de las regulaciones y de las instituciones de Estado, puesto que tienen mayor acceso a la información que las generaciones precedentes. Tendremos, pues, que seguir la pista en años venideros para ver cómo estas formas de relacionarse con el mundo impactarán en las formas de producir y distribuir alimentos; esperemos que para bien: con mayor conciencia social, comunitaria, ambiental y de salud.

 

@Lillie_ML

Liliana Martínez Lomelí

Columnista de alimentación y sociedad

PUNTO Y COMO

Columnista de alimentación y sociedad. Gastronauta, observadora y aficionada a la comida. Es investigadora en sociología de la alimentación, nutricionista. Es presidenta y fundadora de Funalid: Fundación para la Alimentación y el Desarrollo.

Lee más de este autor